Diálogo con Alejandro E. Marenco, secretario de Seguridad Vial de Jujuy

Diálogo con Alejandro E. Marenco, secretario de Seguridad Vial del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Jujuy.

-En materia de Seguridad Vial, ¿Con qué realidad se encontró en Jujuy cuando asumió su cargo?
Alejandro E. Marenco: Al momento de asumir el cargo de Secretario de Seguridad Vial de Jujuy encontré primero un gran desafío personal al seguir una línea de objetivos alcanzados por mi predecesor, los que habían sido planteados por el Gobernador CPN Gerardo Morales en su Plan de Gobierno 2015 – 2019, y del que había formado parte en su elaboración y redacción específicamente en la temática.

-¿Cuáles le parece que fueron los logros anteriores y cuáles las falencias?
A.E.M.: En el Plan enunciado uno de los primeros objetivos era que Jujuy tuviese una Ley de Tolerancia Cero o Cero Alcohol para quienes tienen la responsabilidad de conducir cualquier tipo de vehículos. La Ley 6082 cristalizada en el año 2018 fue una gran aliada en reducir la mortalidad vial en Jujuy.
Otro aspecto positivo fue la inversión en tecnología (alcoholímetros y radares móviles) y recursos logísticos como vehículos y moto vehículos para optimizar el trabajo en todo el territorio provincial, en ello fue fundamental la impronta del Ministro de Seguridad Dr. Ekel Meyer quién sigue al frente de la cartera desde el año 2015.
Los RRHH son fundamentales para la obtención de objetivos, en ese aspecto los 260 efectivos de Policía de Jujuy formados específicamente en seguridad vial constituyen uno de los pilares en los que se sostiene la cotidianeidad en la búsqueda de reducir la morbi mortalidad vial.
No hablaría de falencias, si de condicionantes que no son directos y que son sobre los que hay que seguir interviniendo diariamente.

-Salvando el momento actual, ¿cuáles son los temas que más le preocupan en material de Seguridad Vial en su provincia?
A.E.M.: Argentina, Jujuy por ende, se caracteriza por ser tremendamente afecto a la disnomia y en materia vial soy un convencido que somos más disnómicos que en otras áreas, y precisamente ahí radica el reto, en promover la responsabilidad de cada uno de nosotros para lograr una gran construcción social vial.

-¿Cuáles cree que son las mayores dificultades que tiene el Jujuy con respecto a la Seguridad Vial?
A.E.M.: Refuerzo el concepto de la respuesta anterior, se lo digo más gráfico, cuesta entender que en estos tiempos se trasladen en una moto con el barbijo correctamente colocado pero sin casco colocado o el casco de gran codera.
También los municipios tienen una gran responsabilidad en afrontar la problemática e involucrarse como parte de la solución desde otra perspectiva. A los municipios en el mes de febrero les pusimos a disposición nuestros recursos humanos formativos y tecnológicos para afrontar la educación y seguridad vial, la situación sanitaria mundial luego nos alteró ello; somos optimistas que podremos retomar las mismas y conjuntamente realizar acciones que anteriormente en el tiempo no se habían concretado.

-¿Cómo están trabajando a raíz de la cuarentena que estamos viviendo?
A.E.M.: Estamos todos a full, la pandemia no nos detuvo sino al contrario, por citar algunos ejemplos: nuestros reeducadores viales con asignación de trabajo vía Web forman a los infractores que por situación económica, debidamente acreditada ante los Juzgados Contravencionales, no pueden pagar las infracciones cometidas; y el Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito y el Observatorio Vial Provincial de manera conjunta generan los reportes y las estadísticas en materia vial de todo el territorio provincial al instante.

-¿Qué controles llevan adelante?
A.E.M.: Tenemos asignada la responsabilidad de los controles de todas las rutas nacionales y provinciales que surcan nuestra provincia, en el denominado Plan “Fronteras Sanitarias Seguras”. Jujuy no solo limita con Salta, sino también con Chile al Oeste y Bolivia al Norte.
La mayor y absoluta responsabilidad y de asignación de efectivos está a cargo de la Secretaría de Seguridad Vial: en los límites norte y sur con la provincia de Salta por donde ingresa y/o egresa a través de la Ruta Nacional 34 el transporte de carga nacional para abastecernos; en el internacional hacia y desde el Paso Binacional de Jama (límite con Chile); en los de circulación interprovincial y de aquellas personas con domicilio legal en la provincia que regresan a la misma y deben cumplir con cuarentena obligatoria.
Pasamos de tener 7 controles fijos a duplicar este tipo de controles y sumamos itinerantes en consecuencia de los lineamientos de movilidad y apertura de la economía en Jujuy, al no tener por el momento circulación local del virus.
También hemos incrementado en consecuencia de ello los puntos de control intermedios.
Seguimos por otra parte llevando adelante controles de alcoholemia, los que se incrementan los fines de semana y siguen siendo pilar en la gestión de reducción de siniestralidad vial.

-¿Qué tipo de campañas?
A.E.M.: Apuntamos a programas y planes sostenidos en el tiempo, buscamos campañas que sean particularmente sustentables para lograr un resultado efectivo en la población, porque lo que buscamos es precisamente sustentabilidad en educación y seguridad vial.
Aun así focalizaremos nuevamente en el uso del casco en los motoristas y en los próximos días iniciaremos un plan de intervención con la participación de distintos sectores de la vida cultural, deportiva y otras actividades en el marco del Día de la Seguridad Vial en Argentina, el próximo 10 de junio.

-¿Qué estrategias y/o planes preparan para la post pandemia?
A.E.M.: Este tiempo (el de la pandemia) nos reconvirtió a todos, a todas las actividades y generó herramientas de desarrollo acorde a las grandes transformaciones que tenemos, será el momento de nuevos paradigmas y la educación y la seguridad vial no serán la excepción.

-¿Cuáles considera que serán las futuras problemáticas a tener en cuenta?
A.E.M.: La movilidad y la logística serán sin ninguna duda dos de los sectores con mayor impacto, ahí tomaremos verdadera dimensión de los años de atraso que teníamos a nivel país en el desarrollo de infraestructura vial, de no haberse considerado nodos de distribución o transferencia para la logística en la mayoría de las ciudades con más de 200.000 habitantes por ejemplo, el transporte público también necesariamente deberá reconvertirse. De las crisis debiera aprenderse casi siempre, esperemos que esta vez podamos aprender y evolucionar en ese sentido.

-Con respecto a la Educación Vial, ¿llevan adelante algún tipo de programa? ¿En qué consiste?
A.E.M.: En algún momento de la entrevista le contaba el cómo encaramos la reeducación vial para los infractores que no pueden pagar las infracciones, ahí estamos finalizando de desarrollar la “Escuela de Reeducación Vial de Jujuy” on line, con contenidos precisos, con evaluaciones múltiple choice, bibliografía en línea entre otros recursos. Tenemos no solo recursos humanos muy ricos en sus capacidades y compromiso, sino también un caudal enorme en quienes nos desarrollan las herramientas informáticas desde el Ministerio de Seguridad.
Afrontaremos también con otra visión y metodología la educación vial en la niñez, y para ello seguramente cómo también cambiará la manera de impartir contenidos desde la escuela/colegio, hay que tener la inteligencia y capacidad de insertarla en la curricula, cuestión que es materia pendiente a nivel país.

-¿Manejan estadísticas viales? ¿Cuáles son los datos más alarmantes?
A.E.M.: Jujuy dispone de un Observatorio Vial Provincial creado en el año 2016. También era algo pendiente desde hace muchísimos años. Hoy cuenta con muy buenos profesionales y podemos jactarnos de mostrar las estadísticas, esos números que duelen porque son proyectos de vida truncos o que sobrevivirán con alguna discapacidad por el resto de sus días, de una manera seria, responsable, instantánea y con un sustento estadístico conforme lo requerido por la Agencia Nacional de Seguridad Vial y en los parámetros de la Organización Mundial de la Salud, para también discernir donde tener intervenciones más urgentes o rediseñar acciones o infraestructura vial.

-¿Cómo proyecta el futuro, luego de la pandemia?
A.E.M.: De ahora en más seguramente seremos distintos. Estoy muy contento como funcionario de la resiliencia que supimos generarnos como grupo de trabajo y con una enorme responsabilidad conferida desde el 16 de marzo, día en el que inició la cuarentena en mi querida provincia de Jujuy. De verdad que nos sacó lo mejor de cada uno. Desde el desarrollar aplicaciones y sistemas de registros para ingresar y salir a nuestro territorio hasta la escuela online de reeducación vial o incrementar nuestro nivel de uso y disposición de más medios tecnológicos en nuestras fronteras provinciales. Tenemos resiliencia y compromiso! y así como debemos cuidar a nuestros semejantes las 24 horas del día, somos conscientes que también podemos ser alcanzados por la pandemia en ese afán de cuidar al prójimo y es quizás la preocupación más internalizada en un cuerpo muy especial y profesional del que me siento honrado de poder dirigir.