Trituradoras de impacto de eje vertical

Típicamente las VSI usan un eje central, vertical, accionado por correas que lo ligan al motor eléctrico (pueden tener uno o dos motores eléctricos). En la parte superior del eje, se encuentra el rotor que gira a un alto rango de revoluciones por minuto. El rotor recibe la alimentación por su parte superior y la impulsa por fuerza centrífuga a alta velocidad en un plano horizontal contra la superficie de impacto.
Las VSI usan principalmente dos diferentes superficies de impacto que son:
Roca contra metal, en la cual las piedras que caen por el tubo de alimentación al plato de distribución son impulsadas hacia las salidas del rotor. El material expulsado golpea contra un conjunto de piezas de acero, estáticas, colocadas en forma circular dentro de la cámara de trituración. Cada una de estas piezas están ubicadas en un determinado radio para lograr la mejor performance de la máquina. El material triturado cae hasta la zona de salida en la parte inferior.
Roca contra roca, en la cual las piedras que caen por el tubo de alimentación son expulsadas por el rotor a una velocidad de 85 m/seg. e impactan contra una cobertura de piedra y arena que se construye previamente sobre la circunferencia de la máquina. Esta capa de material es retenida en un determinado ángulo de reposo por un borde.
La proporción de material fino (arena) puede ser controlado por el ajuste de la velocidad del rotor. La alimentación puede ser aumentada por un sistema de rebalse o cascada donde el material que no ingresa por el centro del rotor pasa por dentro de la cámara de trituración y es impactado y fracturado por las piedras que expulsa el rotor.
Las mayores ventajas de la trituradora VSI son la cubicidad y la granulometría alcanzada en el producto final. Su diseño las hace livianas y compactas, lo que les permite ser fácilmente incorporadas a instalaciones existentes o nuevas y tienen un bajo costo de adquisición. Son usadas principalmente como trituradoras terciarias o cuaternarias y es probada su capacidad para producir los áridos necesarios para las mezclas asfálticas (cumpliendo con las normas del superpave), hormigones de alta calidad y arenas con especificaciones estrictas.