USO DE TERMINALES “APROPIADAS” EN LAS DEFENSAS LATERALES METÁLICAS AL COSTADO DE LA CALZADA

* Por los Ings. Patricio Sepúlveda y Mario J. Leiderman

En los últimos años, se ha tratado de encontrar soluciones a un tema por demás conflictivo, teniendo en cuenta que toda defensa lateral tiene “un principio y un fin”.
Ese principio y fin se lo llama en forma genérica “terminal”.
Esas terminales pueden llegar a ser extremadamente peligrosas si no se las trata correctamente, pudiendo, en el caso de un vehículo que impacte frontalmente contra una de ellas, penetrar en la cabina del vehículo y causar la muerte de sus ocupantes.
Han sido variados los diseños utilizados como “terminal” de una defensa metálica lateral a la calzada; la más común y la que se ha venido utilizando en nuestro país como terminal, desde hace ya mucho tiempo, ha sido la llamada “Cola de Pez”.
Esa terminal tiene como única función, ofrecer una terminación al principio y el fin de la baranda metálica sin haber tenido ningún tipo de análisis sobre las consecuencias que pueden producirse si un vehículo llegase a salir de la calzada e impactase contra la misma.
Otros sistemas han venido siendo utilizados tales como los extremos “Enterrados o Abatidos“ que actúan como “trampolín” produciendo el deslizamiento del vehículo hacia arriba para caer luego. Otra forma es mediante la curvatura con un radio variable de modo de reducir la violencia del impacto sobre la terminal.
Es evidente que ninguna de estas soluciones ha evitado las consecuencias, muchas veces fatales, de los ocupantes de los vehículos que salen de la calzada e impactan contra una de esas “terminales”.
En la actualidad, las terminales “Cola de Pez” y “Enterradas” se mantienen apropiadas solamente, para su uso en terminales corriente abajo con defensas metálicas en caminos con calzadas separadas y en otras ubicaciones donde la posibilidad de impactos a alta velocidad no se producen.
Las terminales de las defensas metálicas cumplen entonces dos funciones; la primera es la de proveer un anclaje que permita la resistencia de la defensa en el momento del impacto corriente abajo y la otra, tener un comportamiento adecuado durante el impacto que pueda producirse por la salida de un vehículo fuera de la calzada.
Para que una terminal se comporte adecuadamente, no deberá penetrar, hacer volcar, o hacer rodar un vehículo en un impacto contra ella. Toda terminal deberá desarrollar una resistencia completa de la defensa y deberá tener a su vez, las mismas características re direccionales corriente arriba y corriente abajo. Deberá, por otra parte, funcionar como un amortiguador, desacelerando el vehículo errante que haya impactado la terminal sin producir elevación, rodadura, penetración o inclinación.
En la actualidad, el uso de terminales de defensas metálicas debieran ser certificadas, pasando pruebas rigurosas de impacto a escala real, descriptas ya sea por la norma europea EN 1317 o la norma americana NCHRP 350-MASH.
En Argentina se sigue utilizando la “Cola de Pez” como terminal de una defensa metálica tanto corriente arriba como corriente abajo en caminos de una calzada y sin restricción de velocidad.
Una de las terminales de defensa metálica más utilizada en la actualidad, es la terminal llamada “sistema Euro-ET ®‎” que comenzó a instalarse desde 1995 y que ha demostrado, a través de los años transcurridos, su eficacia ante impactos frontales y laterales de vehículos en instalaciones llevadas a cabo en diferentes países.
EURO ET End Terminal 115816
La terminal Euro-ET ®‎ fue desarrollada por la Universidad de Texas, Estados Unidos, en conjunto con la empresa Trinity Highways, LLC de Texas, Estados Unidos. En la actualidad su uso se ha extendido a países de América Latina como Brasil, Colombia, México, Perú, Uruguay y Chile.
Trinity es representada en Argentina por la firma Normar S.R.L y se espera que para fines del corriente año, estos sistemas comiencen a ser fabricados en el país para proveer protección y seguridad a los conductores que circulan en las carreteras argentinas.
Cuando una terminal Euro-ET ® es impactada, la barrera bi onda de la defensa metálica se transforma en una lámina plana y se aleja de la trayectoria del vehículo que la ha impactado.
Otra de las características, es su función de proveer una tensión adecuada para que la defensa metálica pueda redirigir al vehículo ante un impacto lateral.
Toda defensa metálica necesita tensión longitudinal para permitir que el vehículo pueda ser redirigido. De otro modo, la defensa se deformaría excesivamente, creando una deflexión excesiva que puede llegar a capturar al vehículo evitando su redireccionamiento.
El cable que se observa en la fotografía de la terminal Euro-ET ® “aterriza” en el poste de anclaje para permitir que la defensa permanezca en tensión durante un impacto lateral.
Argentina ha estado haciendo una gran inversión en la instalación de defensas metálicas en muchos caminos de la red vial. En la mayoría de los casos ha estado utilizado como terminal la “Cola de Pez” o la “Terminal Enterrada” Es entonces, hora de eliminar los “puntos de riesgo” que causan esas terminales en los extremos de las barandas y ofrecer a los usuarios “Caminos mas seguros” con terminales que cumplan con las normas establecidas por la EN 1317 o la NCHRP 350 o la MASH.
¿Qué se obtendrá con el uso de esas nuevas “terminales”?
Reducir sustancialmente los riesgos de muertos y heridos graves en accidentes de tránsito por impacto contra esas terminales. Mejorar la calidad de vida de los habitantes de Argentina; cumplir por parte del Estado con las responsabilidades que le corresponden y dar cumplimiento a la “Década de la Seguridad Vial” declarado por las Naciones Unidas el 11 de mayo de 2011, donde la Argentina es signataria de ese compromiso.