vial@editorialrevistas.com.ar

Del campo a la ciudad qué aporta la logística en ambos espacios

El ingeniero agrónomo Nicanor Estrada cuenta cómo fue que junto a otros dos socios decidieron lanzar en 2020 una plataforma para fletes y mudanzas.
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

El ingeniero agrónomo Nicanor Estrada, que desarrolló la mayor parte de su trayectoria en el sector agropecuario, cuenta cómo fue que junto a otros dos socios decidieron lanzar en 2020 una plataforma para fletes y mudanzas, donde aplican sus conocimientos logísticos en el ámbito urbano.

El campo y la ciudad. Esos dos mundos que a veces parecen tan contrapuestos pero que suelen relacionarse mucho. De eso puede dar fe Nicanor Estrada, un ingeniero agrónomo que siempre estuvo dedicado a la logística rural, pero que luego supo llevar esos conocimientos al ámbito urbano con Fletalo, una plataforma para mudanzas y fletes. Esa aplicación fue ideada y fundada junto a sus otros dos socios: Andrés Grosso y Gerardo Soto, quien es el actual CEO de la firma.
Fue en 2017 que Estrada conoció a Soto y, siendo ambos unos inquietos emprendedores, pensaron en hacer un servicio de transporte para el sector agropecuario. Luego, se dieron cuenta que podía ser interesante aplicar la experiencia de Nicanor en la logística para la creación de un servicio de mudanzas urbanas. Así es cómo surgió esta iniciativa, a la que luego también se incorporó Grosso como tercer socio.
En esta nota, Estrada habla sobre su trayectoria y cómo fue la experiencia de llevar el conocimiento aplicado del campo a la ciudad.

  • ¿En qué momento y a raíz de qué comenzó a interesarte la logística ligada al agro?
    Ing. Agron. Nicanor Estrada:
    No sé si puedo definir un momento, fueron muchos, pero definitivamente la decisión fue al ver a la logística como un punto clave de los negocios a la hora de agregar valor, ya sea a partir de la reducción de costos o del servicio diferencial respecto de otros.
  • ¿Cómo fue que te fuiste especializando en el tema?
    N.E.:
    Mi primer trabajo, en 1997, comenzó siendo técnico en el campo, pero de a poco se convirtió en un 90% logístico. Tal fue así que en el 2000 cambié de empresa y comencé a trabajar en ALL (consecionaria del Ferrocarril Urquiza y San Martín de Cargas, en aquel momento). Allí me enfoqué en todos los tránsitos relacionados con el agro, como granos, aceites, subproductos, fertilizantes, y maderas, entre otros.
    Lo apasionante de esto fue la combinación que había que armar de modalidades de logística para ayudar a agregar valor a las cadenas de suministro. A mediados del 2001, me fui a Dow Agrosciences a trabajar con granos especiales que requerían de identidad preservada. Eso, sin duda, era logística pura. Ya no solamente de tránsito, sino dentro de las plantas de acopio, calidades diferenciadas, etc. Este fue el cierre del circuito de logística del agro, donde comencé a trabajar con el transporte de los puertos hacia el barco.
    Luego, ya en mi primera empresa propia, Zincagro en 2007, comenzamos a agregar logística de contenedores. Esto fue lo que terminó de cerrar el círculo que hasta ese momento pensé que lo había cerrado con los barcos. Una logística más laboriosa y con más puntos para coordinar, lo cual lo hace desafiante.
  • ¿Cuánto le agregan la trazabilidad y los aspectos de sustentabilidad a los productos de exportación en el campo? ¿Y cómo se vincula la logística con Zincagro?
    N.E.:
    Con trazabilidad en granos trabajo desde 1998. En esa época me miraban como a un extraterrestre, cuando contaba en la fábrica que era posible saber de qué bolsa de semilla provenía y dónde se había sembrado lo que estaban procesando.
    Luego, estos procesos fueron incorporándose cada vez más a todos los productos del agro. En 2002, comencé a trabajar ya con certificadoras para poder dar fe de esto con un tercero independiente, y en ese momento ya se comenzaba a hablar de sustentabilidad.
    Nuestro mercado principal es Europa, que es muy exigente en todo lo referente al respeto del medioambiente, y eso nos ha llevado ya desde 2007 a implementar procedimientos y controles. A su vez, debimos generar documentación para certificar nuestros productos como sustentables. Porque tengamos en cuenta que son ingredientes fundamentales para alimentos enfocados a niños principalmente. A su vez, la logística también influye en la sustentabilidad. Cuanto más eficientes somos, menos emisiones de CO² generamos.
  • ¿Qué aspectos, de los aplicados a la logística del agro, sirven para la ciudad?
    N.E.:
    Creo que muchos. Si bien a simple vista parecen tópicos totalmente alejados por los volúmenes, es clave la eficiencia en ambos lados, en la ciudad por el tránsito y en el agro por la disponibilidad de caminos. Los cuidados a la hora del manipuleo son otro punto en común. En el campo se distribuyen productos que requieren de cuidados especiales, al igual que la mayoría de lo que se transporta en las ciudades.
    La puntualidad a la hora de la entrega es clave en los dos ámbitos. Poder cubrir urgencias en momentos clave, como puede ser la siembra o repuestos de maquinarias en todo momento.
    Conseguir logística de confianza en ciertos momentos también se dificulta en las zonas rurales. Muchas veces se mueven productos o repuestos de mucho valor. En época de cosecha, siempre hay faltante de logística y en la ciudad en las temporadas de regalos (fiestas, black days, etc) también.
    Y volviendo a la sustentabilidad, en los dos ámbitos es clave disminuir la contaminación. A partir de la eficiencia logística, como así también del mejor consumo de combustibles a partir de la modernización de unidades.
  • ¿Qué es lo que te atrae de ambos mundos, en relación a la logística?
    N.E.:
    En ambos ambientes la logística es una generadora de valor que permite a los negocios crecer y desarrollarse. Especialmente en las ciudades, por el ritmo al que se vive en ellas. Una buena experiencia logística, en lo familiar y laboral, quita mucho el estrés. También, en el caso de las ciudades, la contaminación que generan los vehículos actuales que realizan logística dentro de ella es muy alto. Por ejemplo, vemos los humos negros que emiten los camiones en nuestro transitar diario por la ciudad.
    Generar valor para los negocios y disminuir el estrés urbano, son algunas de las motivaciones de Fletalo, con el objetivo final en que todo esto se pueda hacer de una manera más sustentable, y así disminuir la contaminación en las grandes urbes.
  • ¿Qué aspectos, vinculados a la logística urbana te parece que deberían mejorarse, tanto por políticas de Estado o definiciones de privados?
    N.E.:
    Respecto de los horarios, si tuviésemos horarios cruzados entre logística y tránsito particular, sería todo mucho más eficiente.
    Otro aspecto son las emisiones polutivas. Debido a la ineficiencia que genera el actual sistema, los fleteros no logran hacer diferencias que le permitan un correcto mantenimiento y mucho menos renovar sus vehículos. Ambos puntos atentan contra la generación de valor de la logística y el bienestar de los trabajadores del sector.
    Con Fletalo apuntamos a poder mejorar la eficiencia y lograr aportar a los negocios una herramienta de generación de valor. A las personas, hacerles llegar experiencias de logísticas sin estrés y seguras.
    A su vez, buscamos brindar una herramienta que ayude a quienes tienen como medio de vida hacer fletes y mudanzas, a poder ampliar su espectro de clientes, ser más eficientes y asi poder progresar en su bienestar y economía personal.