vial@editorialrevistas.com.ar

Manual de tránsito para una conducción segura

Selección del manual \»Conocimientos Básicos de Tránsito para Conductores\», de la Asociación Argentina de Carreteras (AAC). En el mes de abril, la Asociación Argentina de Carreteras (AAC) publicó un manual que refleja los conocimientos básicos de tránsito para conductores.
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

 

El apunte se realizó con el objetivo de contribuir con la formación y capacitación de quienes se desplazan por las vías de comunicación, ya sea como conductores, pasajeros o peatones. Además, podrá ser utilizado por los responsables del tránsito municipal, policías, docentes y jóvenes alumnos.
En su introducción expresa que \»los aspectos que tienen injerencia en la movilidad de la población, el buen estado de servicialidad y seguridad de las vías es indispensable, así como tender a desarrollar carreteras protectoras, indulgentes o perdonables a fin de reducir las altas tasas de siniestralidad, aunque ello no sea excluyente. Las correctas actitudes y aptitudes de los usuarios, el buen estado de los vehículos, el funcionamiento de los sistemas de transporte y el eficiente control de los mismos, son imprescindibles para lograr una sana movilidad comunitaria\».

LA MOVILIDAD HUMANA Y EL SISTEMA INTEGRAL DE TRÁNSITO

El tránsito es considerado como parte de los sistemas de transporte y de seguridad. Además de los usuarios de las vías públicas, integra a todos quienes trabajan en relación al contralor, los vehículos, la salud, las vías de comunicación, las relaciones de los individuos, etc., los cuales tienen como objetivo común el logro de una movilidad segura para las personas, los animales y todo tipo de cargas.
El  tránsito actual, al ser considerado como parte importante de las actividades de los individuos, va de la mano con el desarrollo de cada comunidad; pero cuando es desordenado también trae aparejado negativas consecuencias tales como elevada cantidad de víctimas, impactos ambientales (ruidos, emanaciones tóxicas, etc.).
En contraposición, la circulación ordenada del conjunto de usuarios en forma natural, armónica y equilibrada, permite lograr que la movilidad integral funcione adecuadamente y sin accidentes.
Estar al mando de un vehículo implica saber compartir la vía pública con los demás. Integrarse a un espacio donde peatones y vehículos se desplazan hacia algún destino, tendiendo a hacerlo con fluidez, orden y seguridad. Saber ceder el espacio al otro cuando corresponde y con cortesía se debe manifestar incluso en las circulaciones peatonales.
La movilidad de un lugar la podemos representar, según el VTI (Instituto Nacional Sueco de Investigación Sobre el Transporte y las Carreteras) conforme con una pirámide cuya base representa el tránsito total existente en una comunidad, en la que por diversas circunstancias pueden ocurrir incidentes o potenciales conflictos:

  • Siniestros con fallecidos, que se limitan al vértice superior como mínima y dramática expresión del total de la movilidad.
  • Conflictos graves o siniestros con heridos (cuando existen heridos graves o leves).
  • Conflictos leves o accidentes (cuando hay incidentes pero no hay víctimas).
  • Potenciales conflictos (cuando afortunadamente se evita generar un accidente).

Cuando nos movilizamos en forma inadecuada es muy probable tener conflictos viales con consecuencias graves. Si toda una comunidad circula desordenadamente, se intensifican las probabilidades de que existan siniestros.

LAS VÍAS DE COMUNICACIÓN

Los caminos que recorren los territorios pueden clasificarse en: senderos, aceras, ciclovías, calles, avenidas, carreteras de dos carriles bidireccionales e indivisos, autovías con dos o más carriles por mano sin división física central, semiautopistas y finalmente, autopistas. Este conjunto de vías conforma un sistema de tramas o ramificaciones que se asimila a un árbol: desde pequeñas ramas hasta el tronco principal. Las carreteras indulgentes preservan a los usuarios ante una salida de la pista evitando que les suceda algo grave.
En la mayoría de las ciudades del país, con calles rectas y ortogonales, muchas veces no se percibe la importancia que unas tienen sobre otras. Ello obliga a que cada 120 metros se deba estar atento ante una intersección, donde además de los vehículos que circulan por las transversales, pueden existir cunetas que desestabilicen. Pero lo más importante es permitir el paso a los eventuales transeúntes que cruzan por la esquina y facilitan el paso a los vehículos que se aproximan a la derecha.
En el marco de la convivencia que debe haber en el espacio público, existe entre un 15% y un 25% de individuos que tienen las capacidades psicofísicas limitadas en forma permanente o transitoria y para desenvolverse con seguridad necesitan de prótesis, pero también del aporte y cuidados de la sociedad.
Al transitar por una vía, se debe tener presente el dimensionado, volumen y la masa que posee el vehículo empleado, con el objeto de evitar que sus partes exteriores rocen contra otra persona, vehículos, infraestructura vial, etc.
El conductor no sólo debe maniobrar observando hacia adelante y hacia los laterales, sino también a través de los espejos retrovisores a los móviles que circulan por detrás, a efecto de saber qué intenciones tienen los otros conductores.

CARACTERÍSTICAS Y SISTEMAS DE SEGURIDAD DE LOS VEHÍCULOS

Cada vez que se deba hacer uso de un vehículo, debe verificarse el normal funcionamiento de sus componentes. Entre los elementos a verificar se encuentran:

  • El sistema de iluminación: compuesto por faros delanteros, luces de posición, luces de giro intermitentes de color amarillo, luces de freno traseras de color rojo, luz para la patente trasera, luz de retroceso blanca, luces intermitentes de emergencia y sistema de destello de luces frontales. A los sistemas de transporte de cargas, máquinas y de emergencia, se les deberá incorporar las luces adicionales respectivas.
  • Los neumáticos de un mismo eje o conjunto deben ser de igual tamaño, tipo, construcción, peso bruto, y montados en aros de la misma dimensión. Se permite la asimetría sólo en caso de utilización de la rueda de auxilio. Cuando fenómenos climatológicos tales como nieve, escarchilla, hielo y otras circunstancias modifiquen las condiciones normales de circulación, el conductor deberá colocar en los neumáticos de su vehículo cadenas apropiadas a tales fines.
  • Los elementos de seguridad: son los atenuantes destinados a reducir las consecuencias de accidentes y se encuentran en el interior de los vehículos: el correaje de sujeción, el cabezal o apoya cabeza, y el airbag o bolsa de aire, los que forman un triángulo de defensa y seguridad pasiva inigualable, en la medida que dichos elementos se encuentren en condiciones mecánicas de funcionamiento y convenientemente adaptados y aplicados. En cuanto a los menores de 10 años, deben viajar en el asiento de atrás, adaptando para su fijación un almohadón, butaca o asiento suplementario aprobado, en función a la contextura física de los mismos.

El climatizar interiormente los vehículos no es un dato menor en lo que atañe a la seguridad vial. Se deberá eliminar la condensación de humedad, producto de las diferencias de temperatura entre el exterior y el interior. Efecto similar ocurre con los vidrios tonalizados en horas de penumbra.
Otros sistemas de seguridad que deben verificarse e inmediatamente repararse en caso de que exista un preaviso en el tablero o una sensación anómala al conducir son los sistemas de frenos y de dirección, los paragolpes, los espejos retrovisores reglamentarios y las balizas.
En cuanto a los tamaños de los automotores, la legislación de tránsito establece dimensiones (largo, ancho y alto), así como las cargas máximas para cada una de las características de los transportes, en función de la cantidad de ejes y ruedas que posean. Las dimensiones de los vehículos tienen relación directa con los anchos de los carriles y los radios de giro de curvas.
Por otro lado, acatar las cargas máximas autorizadas tiene como fines: respetar las relaciones potencia/peso, evitar la destrucción de calzadas por sobrepeso y evitar accidentes por fricción. Las multas por excesos de cargas tienen precisamente el sentido de resarcir la rotura de pavimentos.

LAS CONDICIONES METEOROLÓGICAS

Las malas condiciones atmosféricas aportan mayor inseguridad a la conducción. Ya sea el viento, la lluvia, la nieve o la niebla, agregan a las dificultades propias del manejo diversas condiciones que deben ser tenidas en cuenta para evitar inconvenientes.
La lluvia y la nieve no sólo son problemáticas por la mala visibilidad que generan, sino también ante el sorpresivo spray que direccionan los vehículos pasantes sobre el parabrisas de los vehículos que se aproximan o bien los cruzan. Además, ese spray muchas veces contiene un alto porcentaje de barro.
La acumulación de agua sobre la calzada también puede provocar el peligroso efecto de \»hidroplaneo\» o \»aquaplaning\» al formarse una película de agua entre las cubiertas y el pavimento, provocando la pérdida del dominio del vehículo. Se debe entonces reducir considerablemente la velocidad ante la inminencia de circular sobre una calzada mojada.
En caso de niebla no debe detenerse el vehículo sobre la calzada ni en la banquina, sino lo más distante posible de la franja pavimentada, encendiéndose en dicha oportunidad las balizas. Durante la circulación, se debe transitar con las luces bajas o antiniebla y nunca con las balizas encendidas, y la velocidad precautoria no debe superar la relación de 10km/h. por bastón de señalamiento horizontal discontinuo que se vea.

LICENCIA NACIONAL DE CONDUCIR

Deberá ser otorgada por la autoridad jurisdiccional del domicilio real del solicitante, que se encuentre debidamente autorizada por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV). Sólo se podrá otorgar una licencia por persona, detallando las clases habilitadas. La ANSV establecerá los contenidos básicos sobre los que se basarán los exámenes teóricos. Con respecto al examen de aptitud conductiva, se realizará en un vehículo correspondiente a la clase de licencia solicitada, requiriéndose idoneidad en la conducción, reacciones y defensas ante imprevistos, detención y arranque en pendientes y estacionamiento.

CONCLUSIONES PARA UNA CONDUCCIÓN SEGURA

Para evitar accidentes de tránsito, todo conductor debe:

  • Antes de ingresar a la vía pública, verificar que tanto él como su vehículo se encuentren en adecuadas condiciones de seguridad, de acuerdo con los requisitos legales, bajo su responsabilidad.
  • En la vía pública, circular con cuidado y prevención, conservando en todo momento el dominio efectivo del vehículo, teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación y demás circunstancias del tránsito.
  • Cualquier maniobra debe advertirla previamente y realizarla con precaución, sin crear riesgo ni afectar la fluidez del tránsito.
  • Utilizar únicamente la calzada sobre la derecha y en el sentido señalizado, respetando las vías o carriles exclusivos y los horarios de tránsito establecidos.
  • No consumir previamente drogas legales o ilegales y no utilizar el aparato celular. No conducir en estado de stress y no superar las velocidades máximas para no crear situaciones negativas en el comportamiento de los usuarios de la vía pública y no generar luctuosos accidentes.