vial@editorialrevistas.com.ar

Buscar

Transporte de cargas en caminos rurales

Por la Dra. Silvia Sudol, Protesorera de la Asociación Argentina de Carreteras (AAC).
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

*Por la Dra. Silvia Sudol, Protesorera de la Asociación Argentina de Carreteras (AAC).

Las zonas rurales presentan una serie de desafíos únicos en términos de transporte y logística. Con una población dispersa, caminos en mal estado y falta de infraestructura adecuada, el flete en zonas rurales puede presentar diversas dificultades operativas y resultar muy costoso, disminuyendo eficiencia a la cadena productiva. Por esto es fundamental pensar en la “logística de la producción”.

Preservar la transitabilidad es esencial para el sector productivo agropecuario y para el ingreso de camiones y egreso de la producción agrícola y de los tambos, esto sin descuidar las condiciones mínimas exigidas para la seguridad vial.

La República Argentina es un país cuyas principales exportaciones están ligadas a la agroindustria y debe prestarse especial atención a la necesidad de políticas públicas para la conectividad rural, así como también potenciales aportes del sector privado.  Mejoras en la dotación vial impactan positivamente en la reducción de costos del transporte como en los tiempos de desplazamiento, aumentando con ello la productividad e incentivando la creación de más y mejores empleos.

El aumento de los volúmenes de tránsito en la red vial primaria, y el incremento de los excesos en el transporte de cargas, implica a realizar operativos de control de cargas con el fin de preservar las inversiones realizadas y que estas perduren en el tiempo.

El exceso de cargas por eje, superando los pesos reglamentarios, incrementa el efecto destructivo sobre los pavimentos reduciendo notablemente la vida útil prevista al realizar el proyecto, lo que implica tener que intervenir prematuramente en rutas, postergando la inversión en otros tramos de la red, entrando en un círculo vicioso de rehabilitación – destrucción prematura – nueva inversión.

Hoy la tecnología existente, nos permite diagramar controles más eficientes, lo que redundara no solo en la preservación de la red primaria, sino también en los caminos rurales que constituyen la vinculación primaria con los centros de producción.

Asimismo, la incorporación y el uso de tecnología pueden ser de gran ayuda en el flete en zonas rurales, tanto para alcanzar mayor eficiencia como para el control de la capacidad de carga de los vehículos. La implementación de sistemas de seguimiento y rastreo de carga, por ejemplo, puede mejorar la visibilidad de las entregas y facilitar la planificación de rutas más eficientes.

También se pueden utilizar aplicaciones móviles para facilitar la comunicación entre los conductores y los clientes, lo que agilizará la entrega de la carga en tiempo y forma. Sistemas modernos de control de peso de las cargas y con tecnología específica para cada caso deben ser considerados también en una planificación integral tanto de mantenimiento como de nuevas obras en los caminos rurales de nuestro país.

En este contexto no se trata solamente de construir los caminos, sino también de aplicar nuevas tecnologías y de contar con un transporte de cargas cada vez más profesional y con conocimientos específicos sobre la mejor logística para acercar la producción a los puertos y centros de consumo.