Caminos rurales del Siglo XIX vs. producción agropecuaria del Siglo XXI ¿Por qué?


*Por el M.m.o Leonardo Ossona, Gerente Técnico, División Vial de POLYDEM S.A.

Existen una multiplicidad de razones que podrían dar respuesta a este interrogante, pero desde el punto de vista técnico la respuesta parece estar más acotada y queda en evidencia cuando nos ubicamos como observadores desde la tranquera que divide a un establecimiento agropecuario por un lado y a los caminos rurales que conducen hasta él. El diferencial significativo entre estos dos espacios responde concretamente a la utilización de la tecnología como una aliada necesaria para alcanzar los estándares productivos y de calidad que exige un mercado cada vez más competitivo y conectado.
En el campo de la infraestructura rural, hacer frente a los problemas de transitabilidad de nuestros caminos ha encontrado a lo largo de la historia las mismas recetas y formas para procurar dar respuestas a las demandas de los usuarios, mientras que, de tranqueras adentro, la producción agropecuaria ha innovado, investigado e invertido en desarrollos que permitieron aumentar los rindes y la productividad a escalas nunca imaginadas hace décadas atrás. La buena noticia es que hoy podemos decir que este escenario está en proceso de cambio. La realidad económica y social han creado las condiciones para que los distintos espacios de gobierno involucrados en la gestión de la infraestructura rural salgan de su letanía y comiencen a incorporar a la tecnología como un recurso necesario para dar respuesta eficiente y sustentable a los reclamos del sector. La inmensa cantidad de obras a lo largo del país en esta época de crisis son testigo fiel de que poco a poco los actores involucrados en la gestión de los caminos rurales han comenzado a revertir este proceso de falta de inversión, investigación y desarrollo emprendiendo un camino técnico y tecnológico que tiene múltiples aristas y que sin lugar a duda permitirá que toda la ruralidad coexista armónicamente alcanzando todo su desarrollo potencial.
Es, en el marco de esta búsqueda tecnológica, que el sector privado e industrial de nuestro país tiene un aporte significativo para hacer. Empresas como POLYDEM S.A., que por más de 25 años ha investigado y desarrollo productos químicos que mejoran y potencian a la ingeniería vial permitiendo optimizar los recursos y potenciando los resultados esperados, aportan las respuestas que la gestión de la infraestructura vial rural y urbana necesitan. Esta alianza estratégica entre la gestión gubernamental, la industria nacional y la producción agropecuaria puede significar un hito en la historia del desarrollo de nuestros pueblos y comunidades rurales, pero también representa un desafío para el cual estos actores deben estar preparados. Por este motivo, la empresa, ha invertido sistemáticamente en la optimización de sus procesos productivos entendiendo que la calidad de sus productos son una garantía necesaria para toda inversión pública y privada en infraestructura vial, lo que ha permitido alcanzar tasas de producción de 200 Tn mensuales con más de 20 productos para la División Vial en su polo productivo en el parque industrial de Burzaco, partido de Almirante Brown de la Provincia de Buenos Aires.
A la capacidad productiva y procesos de calidad sustentables, se le suma la experiencia desarrollada a partir de más de 300 km de obras sobre caminos rurales en nuestro país y en toda Sudamérica con el Estabilizante Iónico de Suelos marca POLYSES que ha impactado significativamente en todo tipo de realidades rurales y productivas convirtiéndose en un sinónimo de calidad y eficiencia técnica para todo el sector vial.
Tecnologías como el estabilizante iónico de suelos son el fruto de un constante desarrollo técnico que permite interactuar con las distintas situaciones que atraviesan transversalmente a una obra de caminería rural como el análisis de la tipología de suelo nativo en la obra, las condiciones generales de escurrimiento de aguas y niveles de cota de camino, etc., donde la correcta visualización de todos estos elementos permitirá generar una óptima respuesta a la búsqueda de obtener transitabilidad permanente bajo cualquier condición climática. Por lo que el servicio técnico antes, durante y posterior a la obra deben ser una demanda concreta del sector para aquellas tecnologías que se incorporan al mercado y de las cuales, POLYSES es líder destacado en estos aspectos.
Al considerar la incorporación de la tecnología en las obras de caminería rural, el impacto ambiental que los productos y sistemas a utilizar pueden generar en el entorno productivo de la misma deben ser debidamente evaluados. No solo es absolutamente importante contar con productos que demuestren, sin lugar a duda, su nulo impacto en el medioambiente; sino también que esta condición se reproduzca en el personal y en los equipos afectados a las obras. Un adecuado asesoramiento técnico en este particular debe considerar el carácter productivo de la zona que determinará las posibilidades de intervención constructiva junto con el tipo de vehículos y tránsito que recorren la traza afectada por la obra. El correcto análisis de estos factores en conjunto con la información técnica y medioambiental de las propuestas tecnológicas para la intervención de un camino determinará que esta obra aporte un valor significativo a su entorno y que no sume elementos de conflicto durante y hasta la finalización de las distintas etapas constructivas. En el caso del estabilizante iónico de suelos, todo esto se cumple sobradamente por lo que es el producto más ampliamente difundido por los organismos intervinientes en la gestión de la infraestructura vial rural desde hace muchos años dando plenas certezas en torno a los nulos riesgos que el mismo representa para todos los elementos antes mencionados.
Cuando nos imaginamos una economía en plena evolución, con el sector agropecuario del país siendo el gran impulsor de ese crecimiento tenemos que propiciar un cambio de paradigma que incorpore cada vez más la tecnológica en la gestión en la infraestructura vial rural de manera que podamos equilibrar con un saldo positivo esta situación de tranquera afuera y adentro que analizamos en el inicio de la presente nota y de esa manera maximizar todas nuestras potencialidades de desarrollo, y es en el marco de este camino que POLYDEM y sus productos siempre estarán a la vanguardia como un aliado estratégico para un sector que decidió aprender de las prácticas del pasado y proyectarse hacia el futuro invirtiendo y consolidando su crecimiento tecnológico de forma sustentable y permanente.