“El desafío es trabajar en la formación y en la capacitación de nuevos profesionales orientados en la demanda del sector”

Diálogo con el subsecretario de Minería por la provincia de Buenos Aires, Federico Aguilera.

Oriundo de la ciudad de Olavarría, principal polo minero bonaerense, Federico Aguilera fue concejal hasta diciembre de 2019. Desde el 1 de enero de 2020, se encuentra a cargo de la subsecretaría de Minería de la provincia de Buenos Aires. Con una trayectoria política y social en su zona, hoy busca acercar el estado a la minería y que la sociedad reconozca la relevancia a nivel provincial de esta actividad.

-Nos gustaría conocer tu opinión con respecto al curso de posgrado que se está llevando adelante el Lemac junto a la Cantera Piatti y la Cámara de la Piedra de la Provincia de Buenos Aires.

Federico Aguilera: En principio me parece que es una gran iniciativa y felicito obviamente a los organizadores e impulsores de este evento, porque nos da la posibilidad de poder articular entre los tres sectores intervinientes de toda la cadena productiva de áridos. Me refiero al sector empresarial, al científico tecnológico y obviamente a la presencia del Estado. Creo que eso se plantea como una oportunidad única para articular y trabajar en conjunto entre los tres actores; pero también es un desafío para seguir trabajando en ese sentido. Creo que el aporte de las distintas miradas va a enriquecer este vínculo, sobre todo para seguir trabajando y profundizando en la necesidad de generar mayor valor agregado en la cadena productiva y fortalecer el sector, sobre todo en el ámbito de la provincia de Buenos Aires. Por eso, me parece muy importante que se haga foco o que se realice este curso de posgrado en la Provincia, porque obviamente es el principal productor de áridos de todo el país y creo que eso da cuenta de la importancia que tiene para el sector y para la economía en general.

-Además es la primera vez que se hace un posgrado con estas características.


Federico Aguilera:
Sí, yo por lo menos no tengo conocimiento de antecedentes en este sentido. Obviamente se han llevado adelante los Congresos Nacionales de Áridos que fueron muy importantes, pero no con esta modalidad en la cual se lleva adelante un curso de posgrado con clases-taller, con ejes temáticos y contenidos concretos. Lo más novedoso es el nivel de articulación entre los tres sectores, por eso acompañamos desde la Subsecretaría de Minería.

-¿Cuáles son los desafíos para los próximos años del sector?


Federico Aguilera:
Los desafíos son varios y grandes. En sintonía con lo que venimos diciendo sobre la vinculación entre distintos actores, me parece que es muy importante seguir trabajando para mejorar la productividad del sector, sobre todo lo que es el aprovechamiento de un recurso no renovable como es el que nos toca trabajar. Se puede seguir desarrollado nuevas técnicas y procesos para mitigar lo que es el impacto ambiental de la actividad y, al mismo tiempo, también se puede mejorar la calidad de vida de la comunidad que circunda donde se llevan adelante estos emprendimientos y las condiciones de los trabajadores del sector. Desde ese punto creo que siempre se puede mejorar y la vinculación de estos sectores es fundamental para poder hacerlo. También hay muchos otros desafíos que están relacionados con estas temáticas: trabajar muchísimo en la formación y en la capacitación de nuevos profesionales orientados en la demanda del sector, como así también la formación de la mano de obra calificada para mejorar todos los niveles de la productividad y todos los aspectos que hacen a la actividad del sector. Creo que eso también es una demanda muy importante del sector y en la que hay que hacer un foco importante. Después, en términos también generales, los desafíos giran en torno a todo lo que es la regularización de la actividad. Es decir, todo lo que tenga que ver con garantizar niveles justos y equitativos de competitividad en donde todos aquellos actores que forman parte de la cadena productiva del sector minero, especialmente de los áridos, estén enmarcados dentro de las prácticas de la legislación vigente en materia ambiental, laboral y fiscal. Creo que, como Estado, ese es uno de los grandes desafíos que tenemos. Y creo que también es muy importante seguir trabajando y profundizando en cómo mejoramos y reforzamos el vínculo de los empresarios, de los productores mineros y de todos los actores intervinientes con la comunidad en general. Y debemos seguir trabajando mucho con el impacto ambiental que genera esta actividad y cómo se puede llevar adelante una política de mejoramiento en ese sentido; sobre todo en lo que respecta con los pasivos ambientales donde hay muchísimo para hacer en el territorio de la Provincia de Buenos Aires; donde se puede trabajar en el saneamiento de los mismos como así también en la reconversión de estos espacios para otros fines. Creo que en ese sentido transmitir y entender la importancia del sector en lo que es la generación de fuentes de trabajo y cómo aporta al desarrollo productivo y económico de la provincia y de la comunidad.

-Sí, evidentemente es una gran preocupación de la industria que la comunidad también los acepte y vayan creando ese polo laboral juntos. Imagino que deben tener todo el soporte para que esto sea posible porque es una fuente importante para las poblaciones.


Federico Aguilera:
Totalmente. A nosotros nos toca en nuestro ámbito como órgano del Estado trabajar muchísimo en lo que es la fiscalización de la actividad y en todo lo que es el control ambiental y lo venimos haciendo en ese sentido, articulando mucho con el sector. Nos hemos encontrado con una gran predisposición de la gran mayoría de los productores mineros y hay que seguir trabajando con los que no han regularizado su situación por falta de conocimiento o por algún otro motivo. Creo que mucho del imaginario que hay en la sociedad depende de cómo se lleva adelante esta actividad, y hoy ha habido muchísimos avances en ese sentido tanto en materia legislativa como en técnicas de producción. Hoy la actividad minera no es la misma de hace 40 o 50 años y eso es importante transmitírselo a la comunidad para que sepa que esto genera muchísimos beneficios en la comunidad: mano de obra, ingresos en términos económicos y desarrollo. Esos son los puntos fuertes que tenemos que trabajar sabiendo que hay la intención de trabajar en conjunto entre las empresas y el Estado.

-Vos sos de Olavarría y conocés muy bien la actividad. Son un ejemplo de esta salida.
Federico Aguilera:
Olavarría es totalmente un claro ejemplo de la importancia de la actividad en la generación de fuentes de trabajo, de movimiento y crecimiento económico. Muchísimos sectores de la población se manejan en torno a la actividad minera y varios emprendimientos productivos se generan en función de la misma.


-Pensando en el 2022, ¿Habrá una reactivación de la obra pública? ¿Cómo podría impactar esto dentro de lo que sería la Provincia de Buenos Aires?

Federico Aguilera: Bueno, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, hizo un anuncio importantísimo: se van a llevar adelante más de 200 obras en 107 municipios de la Provincia de Buenos Aires con una inversión de casi 9 mil millones de pesos que se suman al plan estratégico de obra pública de la Provincia de Buenos Aires y que se va a llevar adelante a lo largo de este año por un monto de más de 20 mil millones de pesos. Esto genera expectativas muy positivas para el sector, tanto en el rubro de la minería como de la construcción. Y al mismo tiempo también, a nivel nacional estamos hablando de que hay un plan de obras públicas que se están ejecutando de más de 1600 obras a lo largo y ancho del territorito nacional y esto repercute directamente en el rubro y en nuestra actividad. Según los datos estadísticos que tenemos desde la Subsecretaría de Minería, el primer trimestre de este año 2021 arrojó como resultado un incremento de la actividad interanual de un 47% en comparación con lo que fue el año pasado y que se encuentra en niveles similares y en algunos rubros específicos por encima de lo que fue la actividad en el año 2019. Esto también está aparejado a los índices que hemos tenido en el primer trimestre de este 2021 de incremento de la actividad del rubro de la construcción en el orden de un 23%. Al mismo tiempo también, si analizamos otro rubro como lo es el de la actividad cementera, el crecimiento interanual fue de más del 90%. Es decir, hay una perspectiva positiva, hay una reactivación de la obra pública privada en un contexto muy complejo como es el contexto de pandemia. Sabemos que venía la actividad de varios años consecutivos de caída, años 2018 y 2019 fueron años difíciles, y en el medio del 2020 sobrevino esta pandemia; pero el anuncio de estos nuevos planes de obra pública y el movimiento del sector privado, genera una expectativa positiva para lo que queda de este año y sobre todo lo que vendrá el año que viene. Tenemos una perspectiva alentadora y esperamos seguir por este camino.

-Por último, me gustaría saber ¿Qué recursos son los que hoy más necesita la Subsecretaría para lograr seguir mejorando el sector de áridos?


Federico Aguilera:
Entendemos que hay que seguir reforzando este vínculo entre Estado y productores, por eso hemos llevado adelante por ejemplo, cursos de capacitación y talleres en los que se les comenta a los productores y a los actores intervinientes en la actividad cómo llevar adelante la inscripción en el registro de productor minero o el informe del impacto técnico o ambiental, cuál es la legislación vigente que hay en la Provincia de Buenos Aires en materia minera, o cuáles son los aportes y las herramientas que tenemos del Estado para acompañarlos. Eso lo hemos llevado adelante, y ha sido una tarea que ha tenido muy buena repercusión en el sector y que ha dado resultados positivos porque se han sumado muchísimos productores y profesionales del sector. Al mismo tiempo también, venimos trabajando desde el área de la Dirección de Política Minera, en todo lo que es la vinculación con el sector educativo y en esta necesidad de formar profesionales orientados a la actividad minera y a la demanda del sector, como así también en la mano de obra calificada. Estamos articulando con el sector de educación técnica profesional de la Provincia de Buenos Aires y la idea es que ya a partir del año que viene pongamos a disposición nuevas ofertas educativas en el ámbito del sector público estatal para que los bonaerenses se puedan formar, en este sentido, en carreras orientadas a la producción minera. Eso va a ser un gran avance que vamos a tener y lo vamos a llevar adelante desde la coordinación del Estado y con el sector privado, y creo que va a ser más que positivo. También estamos trabajando mucho en proyectos e ideas relacionados con este vínculo con la comunidad, sobre todo con el sector educativo, pero en el ámbito de la escuela primaria y secundaria. Por eso estamos desarrollando proyectos que tienen que ver con explicar la importancia de la minería en la provincia de Buenos Aires y cómo es realmente esa actividad aquí. Lo que hemos observado es que hay un gran desconocimiento realmente de qué es la actividad minera en la Provincia de Buenos Aires. A pesar de que la Provincia es un territorio netamente minero, la gran mayoría de los bonaerenses no la identifican de esta manera y creo que tiene que ver mucho con el desconocimiento y con esta mirada quizás de entender a la minería desde otra lógica que no es la que se lleva adelante en el territorio bonaerense. La minería de la Provincia de Buenos Aires nada tiene que ver con la mega minería metalífera que se lleva adelante en otros territorios de nuestro país, es una minería que está abocada a los recursos de tercera categoría que son destinados a lo que es la obra pública y privada, al rubro de la construcción: la cal, el cemento, la piedra, la arena, los áridos, el material que se utiliza para los hormigones y las obras de vialidad. Son obras que generan mucho trabajo. Y eso es importante que la comunidad lo tenga en cuenta y que sepa que han habido muchísimos avances en materia de control del impacto ambiental de la actividad y que esta vinculación con el sector técnico tecnológico científico tiene que servir para seguir mejorando los procesos productivos en función de tener un vínculo sustentable con el ambiente. Y que, además, podamos generar mayor productividad, mayor valor agregado y mayores fuentes de trabajo para las comunidades en las que se desarrolla la actividad. En ese sentido, estamos trabajando desde la Subsecretaría y acompañando la actividad minera. Es un trabajo que debemos llevar adelante.