vial@editorialrevistas.com.ar

Buscar

Entrevista al Ing. Javier Iguacel

“Nunca en la historia argentina hubo tantos kilómetros de autopista construyéndose al mismo tiempo”
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

Diálogo con el Ing. Javier Iguacel, administrador general de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), quien aseguró que el Plan Vial Federal contempla una inversión de más de 12.500 millones de dólares entre 2016 y 2019.

-¿Cuál es la actualidad del plan de obras que viene llevando a cabo la DNV?
Ing. Javier Iguacel: En el marco del Plan Vial Federal (PVF) 2016-2019, ya finalizamos más de 240 kilómetros de autopistas y actualmente tenemos en marcha la construcción de 1.200 kilómetros adicionales en todo el país. Nunca en la historia argentina hubo tantos kilómetros de autopista construyéndose al mismo tiempo. Prueba de ello es el récord histórico de consumo de asfalto vial registrado en agosto de este año, con más de 385 mil toneladas que superan todo lo consumido durante 2016. En paralelo, estamos interviniendo más de 15.000 kilómetros de rutas a través de obras de pavimentación y rehabilitación, de las cuales ya finalizamos 3.500 kilómetros y se encuentran en obra 11.500 kilómetros. Desde que asumimos el desafío de conectar al país, los costos de las obras se redujeron un 40 %.

-¿Cómo se financian las distintas obras?
J.I.: La mayor parte de las obras se financian a través de los Fondos del Tesoro Nacional que todos los años se le asignan a Vialidad Nacional en el presupuesto. En ese sentido, en 2018 la ley de presupuesto 2018 tiene previsto asignarnos cerca del doble de los recursos que en 2017, lo que demuestra el rol central y estratégico que el Gobierno Nacional le asigna al desarrollo de nuestras autopistas, rutas, puentes y caminos.
Otra parte del financiamiento proviene de préstamos y créditos de organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento, entre otros. Pero además, dentro de poco tiempo estaremos licitando la primera tanda de proyectos de Participación Público-Privado (PPP), a través del cual se desarrollarán importantes obras de infraestructura vial con financiamiento privado.

-¿Cómo trabajan el tema del control de las cargas en las rutas?
J.I.: Lo trabajamos desde el convencimiento de que el mayor número de controles evita el deterioro de las rutas y los accidentes de tránsito. Por eso, implementamos un plan de inversión en infraestructura y capacitación de personal para mejorar e incrementarlos.
En 2016 realizamos la mayor cantidad de controles de peso y dimensión en la historia con más de un millón de pesajes, realizados a través de 64 puestos operativos de Vialidad Nacional. El dato sobresaliente es que a pesar de la mayor cantidad de controles, el porcentaje de vehículos en infracción fue menor al de 2015. La disminución en la cifra se debe a una mayor concientización y cumplimiento de las normas por parte de los transportistas, que también es bueno destacar.
En el aspecto de capacitación técnica, se viene trabajando en la jerarquización y profesionalización de la actividad. Durante el año pasado se capacitaron 18 técnicos, homologados por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). La incorporación de nuevos técnicos fue un factor determinante que permitió incrementar los niveles de productividad y, en consecuencia, realizar la cantidad récord de controles en 2016.

-¿Qué conclusiones hace de estos casi dos años al frente de la DNV?
J.I.: En poco tiempo, y a partir de los objetivos propuestos desde el primer día por el presidente Mauricio Macri y el ministro Guillermo Dietrich, estamos logrando revertir un legado que se gestó durante décadas y cuyo resultado fue una red vial colapsada y deteriorada.
El Plan Vial Federal, además de la extensión de la red, contempla otras facetas que para nosotros son vitales y son, sin dudas, el motor que está permitiendo los avances: la participación y la transparencia. Hemos focalizado en un trabajo muy fuerte sobre las licitaciones, que hoy son gratis, están disponibles en la web y habilitan una participación sin precedentes. El nuevo sistema genera más ofertas y una disminución en los costos de las obras. Donde antes se presentaban cinco oferentes, que eran los mismos de siempre, ahora se presentan 20. Esta transparencia y la ausencia de corrupción permiten traducirlo en obras reales que llegan a los vecinos.
Otro aspecto novedoso que incluimos fue la modernización de los procesos y el acceso a la información: ahora todo se encuentra disponible en la Web de Vialidad Nacional.
En concreto, el cambio por un sistema transparente y accesible de licitaciones generó que el Estado se ahorre 2.500 millones de pesos en la construcción de autopistas. Por ejemplo, en la licitación de la Autopista Ruta Nacional 19 San Francisco-Río Primero la gran cantidad de ofertas permitió bajar los precios un 17 % por debajo del presupuesto oficial. En la licitación de la Autopista Ruta Nacional 7 Luján-Junín, el mismo mecanismo permitió un ahorro del 8 % y un 25 % en los costos de la Red de Accesos a Bahía Blanca. La misma dinámica se reflejó en las licitaciones de obras de señalización, con ahorros de hasta 73 millones de pesos.