“Es importante seguir mejorando nuestras capacidades en todas las áreas que convergen al desarrollo de obras tuneleras”

Entrevista al Ing. Oscar Vardé, presidente de la Asociación Argentina de Túneles y Espacios Subterráneos (AATES).


En estos 25 años de Vial ¿Cómo fue el desarrollo de la tunelería en nuestro país?
Precisamente, hace 25 años, en 1995, comenzaron una serie de obras importantes de tunelería en Argentina. Particularmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) donde se dio inicio a la obra del Río Subterráneo Saavedra-Morón. Una obra de conducción de agua potable, que en aquel momento fue realizada por Aguas Argentinas, concesionaria de OSN.

¿Qué avances y qué tecnologías se han incorporado?
O.V.:
A partir del ´95 comienzan a aplicarse las técnicas de construcción de túneles mediante equipos mecanizados de última generación. Este tipo de máquinas permiten la excavación de túneles a profundidades significativas con un mínimo de impacto sobre el medio. De esa manera, se pueden realizar obras en zonas urbanas por debajo de la infraestructura existente sin generar inconvenientes causadas por fallas, asentamientos o por alteración de las napas de agua freáticas y artesianas.

¿Cuáles fueron las principales obras tuneleras en la Argentina?
O.V.:
El mayor desarrollo e importancia de obras se dio precisamente en el AMBA a partir de la adopción del sistema mecanizado. En el área Provisión de Agua Potable, además de la citada anteriormente del Río Subterráneo Saavedra-Morón, se efectuó el túnel de conducción en la zona Escobar – Maschwitz, una obra realizada por AySA. De gran importancia para el área servida por un sistema de distribución. Para el Control de las Inundaciones urbanas la ciudad de Buenos Aires se efectuaron las obras de aliviadores del Arroyo Maldonado y luego el Aliviador del Arroyo Vega. Obras de gran beneficio para áreas sensibles de la ciudad afectadas por las excedencias hídricas de lluvias de moderada intensidad.
En el área Saneamiento, sin duda, el aporte de las obras del Plan Riachuelo, en vías de terminación, son las más importantes realizadas en ese campo en toda la historia de la ciudad. Está integrando por las obras del Colector de Margen Izquierda del Riachuelo y el Túnel Difusor que se desarrolla por 12 km en el Río de la Plata para el control de efluentes. Esta última obra fue premiada por la técnica empleada en los Difusores, por la Asociación Internacional de Túneles recientemente en la Categoría Innovación.
En el área Transporte, la obra de importancia es el Soterramiento del Ferrocarril Sarmiento entre Haedo y Once. En la actualidad se han efectuado 9 km de túneles, con los trabajos suspendidos por razones financieras.

¿Qué incidencia e importancia tuvieron para el desarrollo del mismo?
O.V.:
Cómo mencioné anteriormente, estas obras tuvieron gran importancia en sus áreas de aplicación contribuyendo en zonas sensibles para el bienestar de la sociedad: Provisión de Agua Potable, Control de Inundaciones Urbanas, Saneamiento y Transporte.

¿Cuáles fueron los principales desafíos o trabas que se encontraron para llevarlas adelante?
O.V.:
Los desafíos enfrentados fueron diversos. Al principio fue necesario desarrollar una acción de divulgación y preparación de los funcionarios y de la comunidad para demostrar las ventajas de estas obras debido al desconocimiento general existente sobre las tecnologías a utilizar. Luego, la necesidad de contar con equipamientos adecuados y empresas preparadas para su ejecución.
La evolución y los desarrollos de ejemplo en el mundo ayudaron para ello, como así también el aumento de la competencia de técnicos, empresas y proveedores que permitieron acceso a los mercados.
También se debió superar la dificultad en contar con los recursos financieros que pudieron solucionarse gracias a un desarrollo competitivo y mejora en el nivel de costos y la ayuda financiera internacional recibida, sobre todo en el área saneamiento.

¿Cómo ve el futuro de la tunelería en nuestro país?
O.V.:
La tunelería sigue un crecimiento exponencial en el mundo. La Argentina debe seguir desarrollando sin duda este tipo de obras que contribuyen a la mejora en la calidad de vida de la sociedad. Hoy nadie discute las ventajas inherentes a estos emprendimientos que siguen en creciente número, no sólo en países centrales, sino también en los que se encuentran en vías de desarrollo. Por ello es importante seguir mejorando nuestras capacidades en todas las áreas que convergen al desarrollo de obras de estas características.