Miguel Curutchet: 1939-2016

*Por la Sra. Analía Wlazlo, Directora de Revista Vial.

Mientras escribo estas líneas es un día gris y lluvioso, lo cual profundizó en mi memoria el último adiós a Miguel.
Ya la mañana del 12 de noviembre el tiempo se perfilaba triste, pero en ese momento el cielo descargó una lluvia intensa haciéndose cómplice de la tristeza de la despedida de sus seres queridos: su mujer, sus hijos, nietos y amigos que no podían dejar de compartir el sentimiento de vacío que nos deja.

Miguel Curutchet fue una persona con genio y figura que siempre se destacó por su optimismo. Encontraba ante un problema, que la mejor solución era en un almuerzo, porque en toda disputa o enfrentamiento no podía dejar a su familia y amigos sin su apoyo incondicional.

Su impulso emprendedor conmovió a mucha gente y logró objetivos que solo él a su estilo de caballero de otro siglo podría lograr.
Su fe siempre estuvo presente, tanto en su vida particular como en su trabajo, y le dio fuerzas para superar las vicisitudes para transitar el camino de la vida.
Su sufrimiento nunca impidió ser optimista, aún en sus últimos días pensaba en el mañana para concretar nuevos proyectos. No aceptaba un no por respuesta y quizás para unos cuantos, esta cualidad, fue un dolor de cabeza.
Ahora habrá logrado la paz que se merecía y seguramente estará brindando en la casa del Señor con un buen vino por todos nosotros.

 

 

Guardar