vial@editorialrevistas.com.ar

Nodo logístico y polo agroindustrial “San Francisco”

*Por el Lic. Víctor Manuel Paz, Lic. en Estrategia y Organización en Logística. Gerente Planta CADAF S.A. Especialista en Transporte. Maestrando en Transporte (carretero y ferroviario).
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

*Por el Lic. Víctor Manuel Paz, Lic. en Estrategia y Organización en Logística. Gerente Planta CADAF S.A. Especialista en Transporte. Maestrando en Transporte (carretero y ferroviario).

A partir de junio de 2022, se puso en marcha el Nodo Logístico Intermodal San Francisco (Córdoba), con financiamiento privado en terrenos del Estado Nacional. Es sobre la base del complejo productivo alfalfa como unidad de negocio. Asimismo, el fundamento del nodo es mejorar la eficiencia y reducir costos en el transporte. El objetivo es generar beneficios para toda la cadena comercial y promover la colaboración directa entre camiones y trenes.

PRIMER PUERTO SECO DE LA REGIÓN

El proyecto, que combina lo público y lo privado, ha sido financiado en su totalidad por empresas privadas, que vincula a Trenes Argentinos Carga (TAC) con el grupo GCC Business Platform, integrado por la Compañía Argentina de Alfalfas y Forrajes SA (CADAF) y la Compañía Argentina de Logística Intermodal Ferroviaria (CALIF). El Nodo está ubicado en terrenos situados en el Ramal CC (Sorrento – Córdoba) del Ferrocarril Belgrano.

Este centro logístico ferroviario se ubica en una de las principales zonas de producción de leche y complejos agrícolas en la región central-este de Córdoba y sus áreas cercanas. Aquí, CADAF ha comenzado a establecer un nuevo enfoque al considerar que la alfalfa debe ser vista como un «producto agrícola» y una unidad de negocio dentro de la cadena alimentaria ganadera tanto a nivel nacional como internacional. Aunque no es un commoditie, se pueden establecer contratos «forward» que benefician a todas las partes involucradas al buscar mantener la previsibilidad en términos de precio, volumen y oportunidad de cobro, siempre con una perspectiva a largo plazo.

Es un contrato de transporte con obligación de carga y con utilización o derecho de uso del suelo asociado, con lo cual lo primero que se asegura es el medio de transporte (tren). Para ello se ha realizado una inversión netamente privada con acuerdo público, alquilándose un terreno del estado, cuya lógica de realizar una obra de esta magnitud en terrenos no propios, es tener asociado el beneficio de poder cargar en el tren con regularidad (semanal – tipo block de 40 vagones). Para ello se dispone de 300 m de doble vía donde se puede hacer el cross docking, es decir el transbordo del camión al vagón de los contenedores.

De esta manera es una Acción WIN – WIN ya que para el estado es una inversión debido que al final del contrato las instalaciones quedan, el FC Gana, se produce la llamada “punta de camión” los cuales no deben desplazarse largas distancias multiplicándose la cantidad de viajes a realizar, el privado MUEVE la carga y los productos pueden ser exportados de una mejor forma. De esta manera y con contratos acordes cerramos el llamado transporte intermodal que tanto se busca.

Además, la microrregión productiva ha experimentado un aumento significativo en el área de siembra de alfalfa en comparación con la campaña 2022/23. Esta nueva modalidad de negocios ha llevado a que más productores no solo consulten para vender su producto, sino que también acepten nuestros asesoramientos técnicos para mejorar su producción y rendimiento. Es importante destacar que no es necesario que el productor comprometa toda su producción, ya que puede reservar una parte para fijar volumen y precio, y vender el resto en el mercado interno o a través de otras opciones que ofrece nuestra empresa. Es así como se presenta un negocio abierto y flexible. En este contexto, la alfalfa destaca como el cultivo forrajero más importante en Argentina, ya que además de alimentar al ganado vacuno, brinda importantes servicios como la fijación de nitrógeno, la reducción de la erosión y el control de malezas.

Con el objetivo de optimizar los procesos y reducir los costos de transporte, se ha implementado una tecnología avanzada que permite realizar una doble compresión de la alfalfa, que es el componente principal de nuestro negocio. Esta tecnología nos ha permitido confeccionar megafardos de entre 850 y 900 kg, de acuerdo a la calidad, tiempo de estacionamiento y estándares de humedad (no superior al 14% estabilizada). Como resultado, hemos logrado reducir significativamente los costos de flete y traslado. Además, desde nuestro polo agroindustrial en San Francisco, estamos enviando megafardos a Medio Oriente y planeamos expandir nuestro mercado hacia China, para así potenciar nuestro «core business». Es importante destacar que este nodo logístico también ha generado empleo directo e indirecto, fortaleciendo el crecimiento de toda la región en su conjunto.

Esta innovadora iniciativa de logística desde San Francisco hacia el resto del mundo representa una gran apuesta al valor agregado. Anteriormente, los traslados se limitaban únicamente al transporte por carretera. Sin embargo, con este nuevo modelo de negocio, la materia prima, ya sean rollos o megafardos, es transportada en camión hasta el «Nodo Logístico». Una vez allí, se lleva a cabo su clasificación por calidad y se almacena para su estabilización. Posteriormente, se procede a su compactación y se realizan todas las actividades necesarias para su exportación, con la correspondiente supervisión de las autoridades aduaneras y de control de calidad como ADUANA, SENASA y AFIP. Finalmente, los productos son colocados en contenedores de 40′ y transportados por tren hasta el puerto de Rosario – Buenos Aires. Todo esto demuestra que el cultivo de alfalfa ha permitido generar un nuevo vector de carga que ha convertido al ferrocarril en un socio estratégico fundamental. De hecho, desde 1983 no se había realizado una exportación desde San Francisco utilizando el ferrocarril.

San Francisco, es un punto estratégico en el corredor bioceánico, ya que cuenta con conexión por vía terrestre desde el Estado de Río Grande Do Sul (Brasil) hasta Valparaíso (Chile), uniendo el Océano Atlántico con el Pacifico en el denominado “eje pehuenche”. La ciudad se destaca por su progreso económico a nivel local y por la presencia de una gran actividad emprendedora y cooperativa entre los actores socioeconómicos. Además, cuenta con una sociedad civil comprometida, participativa y fuertemente arraigada a su territorio.

El objetivo principal es lograr la llamada «economía en escala» al utilizar el transporte ferroviario, lo cual permite a los productores reducir sus costos logísticos en un aproximado del 25 al 30 por ciento en comparación con el uso de transporte terrestre. Esto a su vez genera una mayor competitividad en el mercado.

Por otra parte, los transportistas de camiones encuentran más beneficioso utilizar el método de «calesita». Este método implica realizar múltiples viajes cortos hasta un punto intermedio en lugar de uno solo largo hasta el puerto. De esta manera, evitan pasar largos periodos lejos de sus hogares, obtienen mayores ganancias, reducen el desgaste de sus vehículos y mejoran su calidad de vida.

A veces se produce el siguiente cuestionamiento. ¿Es una buena opción Buenos Aires teniendo más cerca Rosario para nuestro caso? Y la respuesta es que hoy en el comercio mundial manda la marítima. Si la marítima dice “tengo disponibilidad de barco en Rosario” (vamos para allá), pero si hay lugar en Buenos Aires utilizamos esa alternativa. Hoy manda el modo marítimo con sus costos.

En resumen, los puntos que se destacan de este nodo logístico modelo son el fortalecimiento institucional y desarrollo local, la diversificación de la producción regional, el impulso a la exportación, la descentralización de servicios de transporte y aduaneros respecto de Buenos Aires, la especialización de áreas logísticas para industrias de la región, el desarrollo tecnológico aplicado al sector, la cooperación entre empresas y las negociaciones conjuntas.

En cifras se puede decir que son 65.000 Ton anuales la cantidad de alfalfa que se va a exportar a Medio Oriente, 50.000 metros cuadrados la superficie que ocupa el predio en el que está emplazado el Nodo Logístico y Polo Agroindustrial San Francisco.

Como dato complementario, están creadas las posibilidades de desarrollar otros nodos logísticos en distintos lugares de Argentina, llevando este sistema de negocios que favorecerán a otras microrregiones productivas.

Necesitamos mejorar nuestra logística para que sea más eficiente. Así, los camiones y trenes colaboran juntos para acercar las economías regionales y sus productos a los mercados y puertos internacionales. Esto nos permite aprovechar sinergias en los recursos logísticos, reducir costos y generar mayores beneficios para nuestros clientes en toda la cadena comercial.

En Argentina se debe comprender que los medios de transportes “no compiten, se complementan” generando con ello que las unidades de negocios sumen y traccionen juntos por el bien del país en su conjunto.