vial@editorialrevistas.com.ar

Buscar

Nuevo puente sobre Río Salas en Tucumán

Permitirá darle mejor conectividad al Valle del Río Nio, una atracción turística de futuro promisorio. La obra demandó una inversión de 27.007.803 pesos. Por el Lic. Federico Migliorini,
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

La Ruta Provincial 305 empieza su recorrido en San Miguel de Tucumán. Luego de pasar un breve tramo por la localidad de Tafí Viejo, ingresa a Burruyacú, ubicado en el norte de la provincia y departamento emblemático de la agricultura y ganadería y que limita al norte con Salta. El nuevo Puente que Vialidad de Tucumán está próximo a finalizar en el mes de octubre, atraviesa por encima del Río Salas en el tramo El Sunchal – Villa Padre Monti (Burruyacú). El mismo permitirá darle mejor conectividad al Valle del Río Nio, una atracción turística de futuro promisorio.
Anteriormente, existía otro puente que colapsó por las intensas lluvias que padeció Tucumán durante marzo de 2015 y que ocasionaron que el Río Salas registrara crecidas.
Las causas de las inundaciones producidas se relacionan con modificaciones desarrolladas en las últimas décadas por factores como el cambio climático y el desmonte de tierras en distintos puntos de Tucumán y en provincias vecinas -tanto para su uso agrícola como para la sustitución de los cultivos tradicionales por otros de mayor demanda por parte del mercado internacional (en especial la soja).

DATOS TÉCNICOS DEL NUEVO PUENTE
Entre algunas de las medidas dictadas para contrarrestar las inundaciones, el Gobierno Provincial declaró la emergencia hídrica en la provincia y dispuso los recursos económicos para la construcción de un nuevo puente. Una vez licitada la obra, se la adjudicó a la empresa Hugo Cerviño Construcciones por un total de 27.007.803 de pesos y los trabajos se iniciaron en noviembre de 2015.
En el nuevo diseño del proyecto se estableció pasar de una longitud de 60 a 75 metros. Está pensado para uso vehicular-peatonal y consta de tres tramos, los dos primeros de 21,5 metros y el tercero de 32 metros, una superficie total de tablero de 922 m² con un ancho total 14 metros (12,3 metros de calzada y 0,85 metros de vereda). Los principales materiales empleados consisten en hormigón armado y pretensado.
Entre sus componentes, se contempló la utilización de barandas tipo DPV, defensas vehiculares tipo DPV, guardarruedas de hormigón armado y desagües de acero inoxidable tipo DPV y apoyos de neopreno.
Además, en ambos márgenes del río, en proximidades al puente, se construyó un conjunto de defensas de piedra como protección a los terraplenes de acceso y, a manera de encauce. Para preservar la nueva estructura, se ejecutó un azud nivelador de cauce aguas abajo a los fines de uniformar el escurrimiento en el ancho de cauce y proteger cota de erosión. Estas dos construcciones fueron hechas con gaviones y colchonetas de piedra embolsada en malla metálica.
Se adecuó el cauce a lo largo de la zona de influencia directa sobre la nueva estructura 200 metros aguas arriba y 10 metros aguas abajo en forma complementaria a las defensas realizadas.
A principios de octubre se espera comenzar con las tareas de señalización horizontal y vertical para dar el final de obra y posteriormente realizar la habilitación.