Por aquí anduvo un geólogo loco dibujando peines


*Por el Doctor en Ciencias Naturales, geólogo y geotécnico Belarmino Antelo Pérez.
Un ingeniero argentino radicado en México, experto en presas, asesoraba a Agua y Energía Eléctrica en las épocas de construcción de las obras del Río Diamante, en la provincia de Mendoza.

El ingeniero Raúl J. Marsal Córdoba, de quien estamos hablando, doctorado en la Universidad de Harvard y discípulo de Karl von Terzaghi y Arthur Casagrande fue llamado por la empresa estatal para que dé su opinión sobre lo que estaba ocurriendo en la Presa Compensador El Tigre.
Se estaba realizando la excavación para la fundación de la presa y apareció una falla coincidente casi a todo lo largo de la presa. Esta falla era de tal magnitud que su material de relleno se extraía con una topadora Caterpillar D9.
El ingeniero Marsal lo primero que hizo fue pedir los planos geológicos de la época de estudios y proyectos y su sorpresa fue que en dichos planos se encontraba indicada la falla y más aún identificada como una “falla activa” (Dr. Alejandro A. Palma, geólogo de AyEE).
Las construcciones de las obras hidroeléctricas Agua del Toro y Complejo Hidroeléctrico Los Reyunos son ejemplos de cómo trabajó la ingeniería asesorada por la geología cada vez que lo necesitó. El geólogo participó en las etapas de estudios y proyectos, colaboró en la solución de problemas y también compartió responsabilidades en las obras.
En contraposición, hago mención cuando la ingeniería hizo caso omiso a la geología como en la falla de El Tigre y en el túnel de desvío de Los Reyuno. Por otra parte, hago responsable a la geología por no advertirle a la ingeniería la presencia del deslizamiento del montículo en El Tigre.
El profesional brinda los conceptos geológicos perfectamente claro y precisos en las distintas etapas de la obra y así se trata de anticipar peligros, proponer variantes o consensuar soluciones y verificar la eficacia del trabajo, evitar pérdidas económicas y de tiempo.
Como ejemplo, desarrollaremos el concepto de falla geológica en la geología y en la ingeniería y sus consecuencias en las obras hidroeléctricas arriba mencionadas.
Para el geólogo, se presentan en la naturaleza cuantiosa variedad de fallas, extremadamente grandes, de pequeñas longitudes, de grandes espesores, solamente tajos, rectas, curvas, verticales, horizontales, con rellenos, sin rellenos, soldadas, abiertas, etc.
En cambio, para el ingeniero de obras civiles la falla es una fractura a la cual le debe dar la importancia que se merece con relación a la obra que va a desarrollar.
Hemos visto fallas de grandes magnitudes y posición espacial en las obras, como las descriptas, FM, F141 y 142 en Agua del Toro, Falla Los Reyunos, de La Central y Falla de la Presa de El Tigre y las fallas tipo bananas de la Presa Los Reyunos, que se las conocía desde la época de estudios y para la etapa de obra ya se tenía previsto como tratarlas para evitar inconvenientes pese a sus dimensiones.
En cambio, otras pequeñas como F65, F1, D´2 en Agua del Toro y Ft 14 en Los Reyunos, aunque se las conocía, no se previeron grandes tratamientos como los que se tuvieron que realizar en la etapa de obra. Las fallas F65 y F1 en margen izquierda, no se ajustaban a los sistemas antes mencionados, provocaron deslizamientos en la cimentación de la presa, y susceptibilidad de inestabilidad del macizo rocoso en cada obra.
Parte de la casa de máquinas y casi la totalidad del arco protector de la central Los Reyunos fueron fundados en el cuerpo de la falla, en ningún caso fue necesario realizar tratamientos especiales, y las inyecciones de las pantallas de impermeabilización y auscultaciones tuvieron resultados satisfactorios.
Lo que quiere decir que cuando se habla de fallas interesan sus características de posición espacial con respecto a la obra, más que las dimensiones, por lo tanto, no se debe soslayar su presencia.
En estas obras la ingeniería trabajó con los expertos en geología y así se cumplió con los objetivos de la obra y se minimizaron los inconvenientes en estos ambientes de inestabilidad.
Deslizamientos Margen Izquierdo Cóndor Cliff
En la actualidad, se encuentran en ejecución las presas Cóndor Cliff y la Barrancosa en Santa Cruz. En la primera, han surgido problemas por la presencia de deslizamientos en margen izquierda y tanto la empresa estatal IEASA como UTE Represas Patagónicas dicen: desde hace un año se detectan deslizamientos de suelos en las márgenes del río Santa Cruz en el sitio donde se va a construir la represa Cóndor Cliff; sin embargo la extensa bibliografía de estudios geológicos siempre mencionaron su presencia, desde Schiller (1923), ETIA-STIG (1953), IECEI (1978), AyEE (1976, 1978, 1980, 1984, 1986), Deere D.U. & Wilson S.D. (1978), ESIN (2006) como “existencia de deslizamientos críticos en las laderas importantes, necesarios de ser evitados ya sea que estos formen parte de la fundación de la presa, la estabilidad de las obras subterráneas y su ejecutabilidad desde el punto de vista económico o como entorno del embalse”. Estudios avalados por levantamientos geológicos, interpretaciones con fotografías aéreas y satelitales, estudios sísmicos y perforaciones.
Estas son solo un pequeño puñado de anécdotas recopiladas a lo largo del camino profesional que sirven para valorar la importancia del trabajo interdisciplinario. La presencia de la geología como apoyo de la ingeniería es importante y necesaria para llevar a buen término las obras.