“El intermodalismo es fundamental si queremos mejorar la matriz logística y fomentar el desarrollo productivo de nuestro país”


Entrevista a Ricardo Lissalde, Presidente de Trenes Argentinos Infraestructura.

¿Cuál es la actualidad de la infraestructura ferroviaria argentina?
Ricardo Lissalde:
Cuando asumimos la gestión, nos encontramos con obras paralizadas como el caso de las estaciones del Belgrano Norte, que muchas habían comenzado y estaban frenadas por falta de pago y, otras, habían quedado abandonadas en 2018 y tuvimos que relicitarlas, empezando prácticamente desde cero.
La actualidad de la infraestructura ferroviaria nos presenta muchos desafíos. Con la situación extraordinaria que nos toca vivir a raíz de la pandemia, quedó en evidencia la importancia del tren como medio de transporte, la necesidad que tenemos como ciudadanos y ciudadanas de viajar en un medio seguro y confiable. Por eso, muchas de las obras que estamos ejecutando y también las que anunciamos en las últimas semanas son para mejorar la seguridad de los pasajeros y pasajeras, y también de quienes conviven con el tren, porque viven o transitan en los alrededores de las estaciones.
Por su parte, el tren de carga es indispensable si queremos una Argentina unida y federal, donde los productores pequeños, medianos y grandes de todo el interior del país puedan subir sus productos al ferrocarril y estar seguros de que van a llegar en tiempo y forma a los puertos de exportación o a otros mercados internos. Por eso, la inversión para mejorar las líneas de carga es fundamental y estamos trabajando en las obras del Belgrano Cargas, pero también en diversos proyectos como el Tren Norpatagónico, el San Martín que une Mendoza con los puertos, un proyecto de un corredor trasandino en Catamarca y la Circunvalación ferroviaria del AMBA.
-¿Cuáles son los mayores desafíos y/o problemas que encuentran?
R.L.:
Los primeros meses de gestión nos absorbió el cambio de autoridades y el cambio de los circuitos administrativos en el ministerio. Por supuesto, nos propusimos liderar la gestión y empoderarnos de las decisiones de la compañía lo más rápido posible. Una vez que nos organizamos, abrimos un canal de negociación con todas las empresas que tenían todas las obras paralizadas. Para retomar las tareas fue indispensable pagar la deuda que teníamos con nuestros proveedores y contratistas. Después vino la pandemia y en ese contexto, decidimos no parar y continuar con las actividades de la empresa, en la medida de lo permitido.
A pesar del contexto complejo por las deudas que tuvimos que enfrentar y por las consecuencias de la pandemia, logramos asegurar la continuidad de las obras y mantener un ritmo de trabajo que nos permite estar a esta altura del año inaugurando una obra cada 15 días.
Incluso, llevar adelante algunos hitos importantes como obras en materia de seguridad ferroviaria, en materia de confort de estaciones, elevación de andenes, y obras de mucho impacto para la logística de la carga.
Este puntapié nos da una expectativa ambiciosa, ya que creemos que en lo que falta de este año y el año que viene vamos a tener un nivel de productividad mucho mayor y eso se va a ver reflejado, seguramente, no solo en el plan de inversión sino también en conseguir las metas que se propone esta gestión.
-¿Cuáles son las líneas ferroviarias que necesitan mayor atención o mejoras?
R.L.:
Toda la red ferroviaria necesita mejoras. En algunas líneas, ya estamos trabajando muy fuertemente en obras y, en otras, estamos desarrollando los proyectos. Las mejoras más necesarias tienen que ver con la seguridad, la interconexión de las líneas y la renovación o recuperación de aquellas líneas de carga que van a permitir el desarrollo productivo de diversas zonas del país.
Entre las obras prioritarias para los próximos meses tenemos pensado hacer la recepción y terminación de obras en la traza de la línea Belgrano, obras que están al servicio del Belgrano Cargas y logística.
En materia de seguridad, estamos terminando la instalación del sistema de frenado automático (ATS) en casi la totalidad de las líneas del área del Gran Buenos Aires. En la Línea Urquiza, que va de Federico Lacroze a Gral. Lemos, ya terminamos de instalarlo y estamos en la etapa de pruebas antes de comenzar a utilizarlo definitivamente.
Este sistema reduce al máximo el riesgo de colisiones y accidentes, garantizando un servicio mucho más seguro. Estamos pasando de un sistema dependiente del factor humano a uno automático. El sistema de frenado automático incorpora al sistema ferroviario tres cuestiones esenciales: evita que los trenes choquen entre sí porque los para automáticamente cuando no se respetan las señales de pare a lo largo de la vía; frena los trenes cuando superan la velocidad máxima permitida que se parametriza previamente, brindando alertas previas al conductor y garantiza que se cumplan las velocidades máximas de ingreso a las estaciones: si no se respetan, el tren se detiene automáticamente.
También, enfocados en mejorar la seguridad, estamos renovando las estaciones del Belgrano Norte para elevar los andenes y que los pasajeros y pasajeras puedan subir y bajar del tren sin necesidad de subir escalones. Son obras muy necesarias, que, además, van a permitir que en un futuro la línea pueda renovar sus formaciones.
Además, estamos trabajando en mejorar los entornos de las estaciones, poniendo más iluminación, mejorando los caminos y brindando más seguridad y confort tanto a los usuarios y usuarias de la estación, como a quienes transitan por la zona en los distintos municipios. Vamos a mejorar entornos en las líneas Roca, Belgrano Sur y Mitre, incorporando tecnologías trabajando para que tengan perspectiva de género.
-¿Cuál es el plan de infraestructura ferroviaria para los próximos años?
R.L.:
En el Área Metropolitana de Buenos Aires, ya hemos anunciado obras en los municipios de San Fernando, Escobar, Malvinas Argentinas, Almirante Brown, Ezeiza, La Matanza, Lomas de Zamora, Moreno, Pilar, Quilmes, San Martín, San Vicente y seguiremos trabajando en todos aquellos lugares donde se necesite un tren más seguro y confiable. Estas obras apuntan a mejorar la seguridad operativa del tren, que circule en vías con frenado automático, pero también a la seguridad del entorno de la estación con mayor iluminación, mejores accesos, incorporando tecnologías con perspectiva de género. Queremos que todas las personas se sientan cada vez más seguras cuando van a tomarse el tren.
También vamos a construir pasos bajo nivel, muchos de ellos son reclamos de los municipios desde hace años y ahora los vamos a construir, porque queremos que la circulación arlededor de la estación también sea más segura para peatones y para quienes transitan en vehículos, motos y bicicletas y queremos disminuir los accidentes.
En cuanto al ferrocarril de carga, estamos trabajando en el proyecto de recuperación de la línea Belgrano en el norte del país, sobre todo en Salta, para poder llegar por un lado a Pocitos, en Bolivia, y por el otro, por el paso de Socompa ir a los puertos de Chile. Estamos tratando de terminar todo el corredor ferroviario del Belgrano para integrar a todas las economías regionales del norte del país no solamente con los puertos de Santa Fe, de Rosario y de Buenos Aires sino también con los puertos del Pacífico.
En el centro del país hay un proyecto para trabajar en un corredor ferroviario trasandino por Catamarca.
Por otro lado, está la recuperación del San Martín a Mendoza que tiene también la posibilidad accesoria de cruzar a Chile por el paso de Uspallata. Este proyecto está muy próximo a concretarse, es uno de los más avanzados.
En el Sur del país tenemos el proyecto totalmente desarrollado para el Tren Norpatagónico, que transita desde Bahía Blanca hasta Zapala y desde Zapala hasta el paso por Pino Hachado. El objetivo es llevar adelante un ferrocarril trasandino para exportar los productos de la industria, sobre todo minera, de la provincia de Neuquén y toda la producción del valle por Bahía Blanca y por Chile. Ese ferrocarril tiene también el fin de asistir al yacimiento de Vaca Muerta.
También estamos trabajando en el proyecto de Circunvalación productiva del AMBA, que busca interconectar a las diferentes líneas de carga que hoy tienen distintas trochas, en una red para poder llegar con productos al puerto de Berisso, sin tener que bajar del tren.
La obras en el ferrocarril, además de todos los beneficios para los pasajeros, pasajeras o productores que suban su carga, también trae los beneficios de la obra pública, que son dinamizar la economía y generar empleo. Si mejoramos el tren, si construimos o renovamos los talleres ferroviarios, eso se traduce en generación de empleo, que en un contexto como el actual, es prioridad para poner a la Argentina en marcha.
Las obras que encaramos son necesarias para mejorar la eficiencia en el servicio, para los pasajeros y pasajeras puedan ahorrarse tiempo en el viaje y ganar minutos de su día para dedicar a lo que quieran. En el caso de la carga, la eficiencia se traduce en una reducción del tiempo y en menos costos en los traslados de los productos.
-¿Está entre los proyectos favorecer el intermodalismo con otros medios de transporte?
R.L.:
El intermodalismo es fundamental si queremos mejorar la matriz logística y fomentar el desarrollo productivo de nuestro país. Un ejemplo de esto es el Proyecto de “Circunvalación productiva del AMBA”, que consiste básicamente en unir el puerto de La Plata con todos los puertos que están en el corredor a la vera del Paraná. Es un proyecto integral de más de diez obras ferroviarias que consisten en hacer el acceso al puerto de La Plata, es decir, el puerto de Berisso, para que el tren transite por la línea Roca hasta Villa Elisa, y ahí en Villa Elisa renovaremos la vía que está muy deteriorada entre Bosques y Villa Elisa. Así, las formaciones podrán seguir por el Roca de Bosques a Temperley, Haedo, y allí conectarán con la playa ferroviaria de Alianza, conectando con el San Martín y por esa línea, llegarán a Pilar. Y después, podrán ir de Pilar hasta Campana por la traza del Urquiza. Si bien el Urquiza es de trocha media y el proyecto consiste en llegar con trocha ancha, estamos analizando alternativas de construir bitrocha, estamos viendo también cómo trabajar el tema del puente Zárate Brazo largo. El objetivo es desarrollar un corredor productivo que interconecte transversalmente todas las líneas ferroviarias.
Esta circunvalación ferroviaria va a permitir nuevas posibilidades de logística, a imagen y semejanza de la Ruta 6, para poder despachar una carga sin tener que trasbordar los vagones desde un ramal ferroviario hasta cualquier otro. Asimismo, con una misma formación ferroviaria se podrán transitar todas las vías, que nacieron paralelas unas de otras, pero sin interconexión, y que se terminaron interconectando en el puerto de Buenos Aires. La circunvalación va a permitir que las formaciones puedan interconectarse sin necesidad de tener que llegar al puerto de Buenos Aires.
A su vez, esta circunvalación productiva prevé la renovación y construcción de playas formadoras de carga y de descarga y de logística para cortar los trenes y despachar hacia otros destinos que estarán distribuidos en toda el área del Gran Buenos Aires, por ejemplo, en el Mercado Central, Haedo, Pilar, Exaltación de la Cruz, Campana, Zárate, en el puerto de La Plata, Etc.
Las playas ferroviarias van a potenciar la intermodalidad con el camión, que van a poder subir carga al tren y, a su vez, distribuir productos que lleguen en tren hasta la playa y de ahí se trasladarán en camión a distintos lugares de la provincia.
-¿Cuáles consideran que son los mayores inconvenientes hoy para la incorporación del intermodalismo?
R.L.:
Uno de los mayores inconvenientes es la diversidad de trochas, que nos desafía a pensar una solución viable técnica y económicamente.
En el caso de los puertos de Santa Fe, por primera vez en la historia está ingresando un tren de manera directa al puerto. Esto es un claro ejemplo de los beneficios del intermodalismo. Las obras que hicimos en Timbúes harán posible que bajen los tiempos de espera para ingresar a los puertos, que pueda entrar más carga y que bajen los costos. Los puertos de Timbúes son los puertos de exportación cerealera más grande del mundo, si podemos potenciar su capacidad, estamos potenciando a todos los productores que quieren exportar sus productos.
-¿Qué inversión se realizó en el último tiempo?
R.L.: Durante el año 2020, y pese al contexto de pandemia y crisis internacional, estamos invirtiendo $16.500 millones, compuestos tanto por Tesoro Nacional como por financiamiento externo.

-¿Qué inversión estiman para los próximos años?
R.L.:
Para 2021 tenemos previstas inversiones tenemos un total de $41.000 millones, entre Tesoro Nacional y créditos externos (CAF, CMEC, etc). El trienio 2021-2023 prevemos un total de $260.000 millones de inversión, combinando fuente del Tesoro como fuente externa.

-¿Qué obras de infraestructura se realizaron?
R.L.:
En los meses de 2020 inauguramos las estaciones renovadas de Aristóbulo del Valle, Boulogne Sur Mer y Don Torcuato en la Línea Belgrano Norte y estamos por habilitar el túnel peatonal en la estación Moreno, de la línea Sarmiento. Estamos haciendo las pruebas del Sistema automático de frenos en la Línea Urquiza, y continuamos con la instalación en el resto de las líneas del Área Metropolitana de Buenos Aires.
También finalizamos la obra de la Playa de La Ribera, en la localidad de Oliveros, en Santa Fe y el Puente sobre el Río Carcarañá, estamos próximos a inaugurarla. Y continuamos con las obras de renovación de vías en Salta y Tucumán.