«Apuntamos a un servicio que sea preventivo y predictivo»

La empresa Boldt S.A acaba de lanzar su nueva consultora dedicada a brindar servicios de auditorías viales, entornos urbanos y líneas férreas. Al respecto, Revista Vial entrevistó a Bernardo Schiffrin, gerente de Negocios Viales de Boldt S.A y a Guillermo Pierazzoli, gerente de Desarrollo de Nuevos Negocios de Boldt S.A.

-¿Cómo nace la idea de la consultora?
Bernardo Schiffrin: La idea de la consultora nace el año pasado en Boldt, viendo hacia dónde va el mercado y de qué forma poder posicionar a BOLDT en este segmento competitivo y demandante. Nos dimos cuenta que hay una posibilidad de negocio en la consultoría, siendo que nosotros veníamos del área operativa, donde ya tenemos varios proyectos en ejecución.
En un principio, lo que no teníamos claro, era cómo implementar el proyecto. Entonces, se sumó Guillermo, con quien viajamos a Uruguay para ver lo que hacía CSI (empresa consultora de los dueños de CIEMSA), y él nos planteó el modelo de consultoría a seguir.

Guillermo Pierazzoli: Principalmente, yo entré a Boldt con la idea de desarrollar nuevos negocios para el Grupo. Al encontrar una unidad de negocios enfocada en temas viales, me interesó el desafío de poder potenciar esta unidad a través de la complementación de los servicios existentes. De alguna forma, estaba la idea de armar la consultora, pero debíamos buscar un diferencial. No ser la consultoría típica. Tenemos que aportar algo novedoso. Con lo cual, la armamos pensando en dos áreas fundamentales: la conducta de los transportistas o conductores y la infraestructura. A esto lo podemos abordar de forma integral o de manera independiente. Así, pensamos que si uno ataca la conducta y los problemas de infraestructura que tiene el país, obviamente la seguridad vial aumenta y se minimizan los riesgos de cualquier tipo de siniestro vial.
Entonces, la idea es atacar la consultora de forma integral de manera que nos enfocamos mucho en todos los sistemas de ITS y de ordenamiento del tránsito, a través de todo tipo de esquemas, como la captura de infracciones, su seguimiento, procesamiento y administración. Además, todo lo que tiene que ver con sistemas de tráfico inteligente, como la semaforización, señalización o información variable. Esto lo complementamos con sistemas que permiten tener un rápido diagnóstico del estado de las carreteras y de los entornos urbanos, pudiendo desarrollar sistemas eficientes de gestión de activos.

-¿Ustedes hacen una evaluación del diseño de la carretera?
Bernardo Schiffrin: No. Para controlar el diseño de la carretera está la gente que las construye. Y nuestra idea no es construir carreteras; sino dar un diagnóstico de su estado. Es decir, si las banquinas son suficientes, si los carteles son los adecuados, etc. Lo que hacemos es un relevamiento dinámico, con distintos alcances en base a la necesidad, donde el tiempo de relevamiento varía en base al alcance que se le quiere dar al proyecto. Los elementos usados para el relevamiento son de tecnologías ya utilizadas en el mercado, pero se realiza un estudio de la información recopilada enfocado en lo que se quiere estudiar o auditar. Desde cómo está la carretera, la banquina, la demarcación horizontal, la demarcación vertical, los árboles que entorpecen la línea de vista, las columnas que pueden estar cayendo porque están en oblicuas, los pastos altos, si los puentes cumplen con la altura correspondiente, las curvas si están correctamente demarcadas, etc.
A partir de toda una base de datos digitales se pueden hacer todo tipo de análisis de laboratorio y sacar las conclusiones y qué hace falta hacer.
Allí se junta lo que es infraestructura con lo que es la conducta humana. Porque si la carretera, en términos de infraestructura, está en mejores condiciones, hay menos chances de que ocurra un accidente.

-A veces se dice que la ruta perdona…

Guillermo Pierazzoli: Que la ruta perdone, pero también que de alguna forma te advierta de los riesgos que puede llegar a ver, que sepas con qué te vas a encontrar. Porque de pronto, te encontrás con algo impensado y no todas las personas reaccionan de la misma forma. Las personas reaccionan ante el mismo estímulo, de distintas maneras. Entonces, la idea es ser proactivos en esto, y que el conductor cuente con la información adecuada y una buena infraestructura de carreteras que sea conservada a lo largo del tiempo.

-Una vez que realizan el servicio, ¿le dan al cliente el software para que pueda manejarlo él mismo?
Guillermo Pierazzoli: Los servicios pueden ser variados. Se le puede dar un servicio donde periódicamente se le haga una auditoría, y le vamos dando los resultados; o le dejamos la base de datos y ellos con su gente especializada se manejan. Nosotros apuntamos más al esquema de servicios, obviamente para que el cliente no tenga que hacer una gran inversión inicial digamos. Todos nuestros sistemas de medición y relevamiento permiten, de alguna forma, anticipar los posibles baches, y ser proactivos en el tiempo.

Bernardo Schiffrin: No sólo ser preventivos, sino predictivos. Porque a medida que vos hacés los relevamientos, el sistema se vuelve más inteligente. Entonces, si hay una falla que se repite por alguna situación dada, pasa de ser preventivo a predictivo. Podés predictivamente actuar, para eliminar o mitigar la repetición del evento.

Guillermo Pierazzoli: Esto es como un auto, que pasa a 80 km por hora, y saca una foto por segundo de todo lo que ve y durante miles de kilómetros. Entonces, después a esas imágenes las bajamos a una base de datos donde le aplicamos cierta inteligencia y eso nos da información. A medida que vamos haciendo eso repetitivamente, la máquina va aprendiendo. Entonces el día de mañana, las conclusiones te la saca la misma máquina. Esto se puede aplicar a rutas, pero también en entornos urbanos, la tecnología es la misma.

Bernardo Schiffrin: Por otra parte, también tenés un escenario adicional que es el de los juicios. Si vos tenés toda esta información en mano, se mitigan las demandas. Esto se ve mucho en Colombia, por ejemplo, donde los concesionarios lo usan mucho para prevenir los juicios cuando tienen un accidente. Utilizan estos informes para demostrar que las vías estaban en buenas condiciones y que no fueron una causa del accidente.

Guillermo Pierazzoli: Por eso, nuestra idea es diferenciarnos y pensamos en un servicio mucho más integral, que sea preventivo y predictivo. Más completo. No apuntamos solo a ver la señalización, o el estado del pavimento, o la demarcación, nuestro servicio pretende tener una visión única e integral de los activos y su eficiente gestión. Lo nuestro es mucho más completo en cuanto a servicios y resultados. Dentro de los activos incluimos los pavimentos, donde ofrecemos un sistema de gestión de pavimentos, dónde no sólo vemos una parte del asfalto, sino de todo un sistema que obviamente se retroalimenta.
Esto nos va a ayudar para que todos tengamos una mejor seguridad vial. Adicionalmente, ofrecemos estudios de tráfico para poder tener información para la toma de decisiones.

-¿Ustedes arman algo visual?
Guillermo Pierazzoli: Sí, es una maqueta 3D donde podés simular flujo de tránsito, flujo del agua, movimiento de gente, entre muchas otras cosas. La visión que presentamos en Smart City 2019 es que la digitalización no termina en digitalizar un documento, un registro, un expediente, una historia clínica, sino que hay otras áreas posibles de ser digitalizadas, que brindan información para la toma de decisiones, permitiendo llevar adelante una eficiente gestión. Como ejemplo podemos mencionar la digitalización de trazas de carreteras, arboleda, alumbrado, señalización aeropuertos, vías férreas, ciudades, entre otros. Se está empezando a hacer. Se está invirtiendo mucho en sistemas de seguridad vial. Creo que en la medida que la gente le vaya encontrando el valor a esto, se va a empezar a utilizar mucho más. El mundo se está moviendo hacia ese lugar.

Bernardo Schiffrin: Las ventajas competitivas que hoy hay que presentar para ser un jugador en el terreno de la seguridad vial y de todo lo que es la infraestructura vial son muy altas, sino uno deja de ser competitivo y queda afuera del negocio. Entonces, lo que Boldt está haciendo es buscar ser lo más competitivo en el mercado, para ser la primera opción siempre para los clientes.
Esta es una visión que nos invita a cuidar lo que tanto esfuerzo nos llevó construir. Los argentinos, con las crisis que venimos viviendo, miramos cada vez más en esa dirección y todo esto que propone Guillermo es justamente eso. Al cuidar los activos, estamos ganando eficiencia en el manejo de los costos y por lo tanto reduciendo el costo de operación en el país. Entonces, eso es lo que hay que mirar. Hay una gran cantidad de dinero que se nos escapa de las manos por no cuidar adecuadamente lo que tenemos.