Chaco y su labor en los caminos rurales

*Por el Ing. Gerardo Caliva, director de la Dirección de Conservaciones Viales, Chaco.


Estas vías de comunicación de vital importancia, tanto para pequeños como para medianos productores, como así también para quienes prestan servicios comerciales, educativos, de salud y seguridad, etc. en parajes adentro de nuestra provincia, tienen garantizadas la disponibilidad de una buena transitabilidad, a través del régimen que regula la actividad de las entidades camineras (Ley Nº 666-K) desde el 23 de mayo de 1990, creadas con ese objetivo.
Además del marco organizativo de dichas instituciones -entidades de bien público, de servicio a la comunidad, sin fines de lucro y con goce de personería jurídica-, la legislación mencionada tiene su gran acierto en establecer el origen de los recursos para el funcionamiento del régimen, el cual es el 10% adicional sobre los ingresos brutos.
En cuanto al aspecto institucional, las autoridades directivas y de fiscalización se eligen por mitades anualmente, mediante el voto secreto de los asociados de cada entidad, con la fiscalización del Organismo Vial. La masa societaria se constituye por personas físicas o jurídicas mayores de 18 años, que sean propietarios, arrendatarios o inquilinos de parcelas rurales dentro de la jurisdicción caminera de la entidad de que se trate.
Desde aquel entonces, con poco más de 90 entidades camineras y no más 9100km de caminos rurales, hemos alcanzado a tener actualmente en actividad 102 entidades camineras para responder a las necesidades de los trabajos de mantenimiento de rutina de una red rural de 25.856,36 km.
Para tal servicio, los Consorcios Camineros cuentan con equipamiento apropiado constituido principalmente por tractores, niveladoras, rastras, palas, rolos, desmalezadoras, casillas y en casos excepcionales, con motoniveladoras.
Periódicamente con los recursos específicos, se renuevan los equipos viales.
Los trabajos de rutina de las mencionadas entidades son completados con la intervención de empresas privadas para ejecutar movimientos de suelo con transporte, desbosque, destronque y limpieza de terreno, construcción y/o reconstrucción de puentes de obras de arte menores, construcción y mantenimiento de calzadas consolidadas con aporte de material pétreo, consolidado a la infraestructura vial chaqueña.
En el año 2020, el recurso asignado y ejecutado por este sistema, alcanzó los $ 775.000.000,00.

PRÓXIMAS ETAPAS PARA LA CONSOLIDACIÓN DEL SISTEMA CONSORCIAL
A más de 31 años de vigencia del citado régimen, queda aún continuar consolidando los objetivos del mismo.
La experiencia del Organismo Vial, visiona la necesidad de retomar la difusión de los beneficios del sistema imperante, interesando a las nuevas generaciones a incorporarse e integrar estas instituciones, como así también a promover las renovaciones de las conducciones de los mismos, que en su mayoría resultan renovados en sus mandatos a causa de situaciones diversas, que ralentizan el crecimiento institucional.
Desde el punto de vista normativo, también es necesario abordar una mejora adecuándola a los tiempos actuales y considerando las experiencias acumuladas. Uno de esos temas a impulsar es lo referente a la cantidad de veces que pueden resultar electos en cualesquiera de los cargos directivos o de fiscalización.
La crisis sanitaria imperante desde 2020, puso de manifiesto la edad etaria de la dirigencia consorcial, en su mayoría integrada por personas mayores de edad muy avanzada, razón por la cual han delegado -desvirtuando el objetivo del régimen- algunas de sus actividades que le fueran confiadas por sus asociados a administraciones que sólo deben ser de servicio complementario a la entidad, lo cual pone de manifiesto la imperiosa necesidad de la conscripción de nuevos asociados para efectuar gradualmente el surgimiento de dirigentes con aires renovados. Todo lo cual, no significa una falta de reconocimiento al denodado esfuerzo que hasta hoy llevan adelante muchos de los integrantes de los cuadros directivos que datan de más de una veintena de ejercicios, sino todo lo contrario, en preservación de la vida institucional de la entidad que con tantos celos han estado al frente, logrando el crecimiento y consolidación que hoy ostentan.
De igual modo, los cuadros técnicos del Organismo Vial -autoridad de aplicación de la Ley Nº 666-K-, que en su mayoría se han renovado no hace mucho tiempo, deben adquirir técnicas y conocimientos que coadyuven a sobrellevar y mejorar el régimen consorcista, ya que mucho de ellos no han recibido las experiencias de sus predecesores por diversas circunstancias.