Ciudad 30

«Calles para la vida» (Streets for Life) fue el lema escogido para la 6ª Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, que se celebró este año del 17 al 23 de mayo, para hacer un llamado a que el límite de 30 km/h (20 mph) sea la norma para las ciudades, pueblos y aldeas en todo el mundo.

La semana fue la ocasión para reunir compromisos políticos a nivel nacional y local para lograr límites de velocidad de 30 km/h (20 mph) en áreas urbanas, generar apoyo local para estas medidas de baja velocidad con el fin de crear ciudades seguras, saludables, verdes y habitables; y destacar los vínculos entre los límites de velocidad de 30 km/h (20 mph) y el logro de una serie de Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos los de salud, educación, infraestructura, cuidades sostenibles, acción climática y asociaciones.

Sobre las Semanas Mundiales de Seguridad Vial
La Asamblea General de la ONU estableció que la OMS y las comisiones regionales de la ONU planifiquen y organicen periódicamente Semanas Mundiales de Seguridad Vial de las Naciones Unidas. Realizada desde 2007, la campaña #Love30 fue la 6ta. Semana Mundial de la Seguridad Vial de la ONU.
Esa semana también se realizó el lanzamiento oficial de la Década de Acción por la Seguridad vial 2021-2030 y su plan mundial, que está alineado con la Declaración de Estocolomo, enfatizando la importancia de un enfoque integral a la seguridad vial y haciendo un llamado a la mejora del diseño de vías y vehículos, mejora de las leyes y su cumplimiento, relativas a los riesgos conductuales como la velocidad, y la conducción y el consumo de alcohol; y a proporcionar atención oportuna de emergencia a los lesionados. El Plan de Acción también refleja el fomento de las políticas para promover el caminar, el uso de la bicicleta y del transporte público como medios de transporte inherentemente saludables y amigables con el medio ambiente, tal como se refleja en la Declaración.

Streets for life: ¿por qué # love30?
Las calles de baja velocidad salvan vidas y son el corazón de cualquier comunidad. Los límites de velocidad de 30 km / h (20 mph) donde las personas y el tráfico se mezclan hacen que las calles sean saludables, verdes y habitables, en otras palabras, calles para la vida.

Las políticas de 30k km / h ayudarán a alcanzar los ODS
Abordar el riesgo de muerte en el tráfico rodado es fundamental para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), específicamente los que afectan la seguridad sanitaria, las ciudades sostenibles, la pobreza y la reducción de las desigualdades entre países y dentro de ellos. Las políticas que abordan el impacto del tráfico rodado y crean entornos para opciones de transporte seguras, sostenibles e inclusivas, también desbloquean acciones para proteger el clima y la igualdad de género.
Un cambio de paradigma en la forma en que se diseñan las calles, comenzando con velocidades bajas donde las personas y el tráfico se mezclan, hace que las calles sean seguras, accesibles, agradables y equitativas para todos los usuarios de la carretera, brindando múltiples beneficios para todos al tiempo que acelera la acción a través de los ODS interconectados.

Sano
Las calles de 30 km / h (20 mph) salvan vidas y protegen a todos los que las utilizan, especialmente a los más vulnerables, como peatones, ciclistas, niños y personas mayores y personas con discapacidad.
Calles de 30 km / h donde la gente y el tráfico se mezclan ayudan a prevenir las muertes por accidentes de tránsito y promueven la actividad física porque cuando las calles son seguras, la gente camina y anda más en bicicleta.

Verde
Las calles de 30 km / h (20 mph) son vitales en los esfuerzos por cambiar a una movilidad sin emisiones de carbono. Las calles que promueven la caminata y el ciclismo seguros pueden reducir la dependencia del automóvil y las emisiones nocivas de los vehículos que contribuyen al cambio climático.
Para proteger el medio ambiente, las personas necesitan calles seguras y de baja velocidad que fomenten las opciones de transporte sostenible.

Habitable
Las calles habitables, que son posibles gracias a las bajas velocidades, están en el centro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y pueden facilitar muchos de sus objetivos.
A medida que reconstruimos mejor después de la pandemia de COVID-19, todos deberían beneficiarse de las calles de baja velocidad, para que no solo sobrevivan sino que también prosperen.

5 mitos sobre el límite de 30 km/h

1-MITO: Los límites de 30 km / h no marcan la diferencia.
HECHO: Las calles de baja velocidad salvan vidas.

La evidencia de todo el mundo muestra que las calles de baja velocidad reducen el riesgo de lesiones graves y salvan vidas. En Tanzania, se ha demostrado que reduce las lesiones en las carreteras hasta en un 26% y ahora se ha expandido a 50 áreas escolares de alto riesgo en 9 países. En Toronto, Canadá, los accidentes de tráfico se redujeron en un 28% desde que los límites de velocidad se redujeron de 40 a 30 km / h en 2015, lo que provocó una reducción de dos tercios de las lesiones graves y mortales. En Colombia, Bogotá se ha incluido zonas de 30km/h en un paquete de medidas en su Plan de Gestión de Velocidad que han reducido las muertes por accidentes de tránsito en un 32%. Un estudio de Londres encontró que los límites de velocidad más bajos (en este caso, zonas de 20 mph) se asociaron con una reducción del 42% en las víctimas en la carretera, mientras que en Bristol la introducción de límites de 20 mph se asoció con una reducción del 63% en las lesiones fatales entre 2008 y 2016.
Otros estudios sugieren que puede haber una reducción de víctimas de hasta un 6% por cada reducción de velocidad de 1 mph en las carreteras urbanas. En general, la OMS ha llegado a la conclusión de que un aumento en la velocidad promedio de 1 km/h da como resultado un 3% más de riesgo de accidente y un aumento del 4 al 5% en las muertes.
A velocidades de impacto superiores a 30 km/h, los peatones tienen un riesgo de muerte considerablemente mayor. Esto es aún mayor para los jóvenes y los ancianos. En la distancia que puede detenerse un automóvil a 30 km/h, sigue conduciendo un automóvil a 50 km/h. Las velocidades más altas reducen la visión periférica de los automovilistas y afectan sus tiempos de reacción.

2-MITO: Los límites de 30 km/h no son populares.
HECHO: La gente dice constantemente que quiere velocidades más bajas donde vive.

Durante muchos años, las encuestas de todo el mundo han demostrado constantemente que la mayoría de las personas están de acuerdo en que 30 km/h es el límite de velocidad correcto para las carreteras residenciales. De hecho, las calles de baja velocidad ayudan a reducir la congestión y son muy populares. Una reciente encuesta global de YouGov en 11 países para la Iniciativa de Salud Infantil encontró que el 74% de las personas apoyaban las restricciones en las calles alrededor de las escuelas si permitían que los niños caminaran o anden en bicicleta.
En encuestas del Reino Unido, el 70% de los automovilistas dicen estar de acuerdo en que 20 mph (30 km/h) es el límite correcto para las calles donde vive la gente. Las encuestas en Escocia sugieren que el 65% está a favor, y una de cada cuatro personas piensa que eso los haría más propensos a caminar o andar en bicicleta en su vida diaria. La evidencia también sugiere una rápida aceptación en toda Europa.
También existen importantes beneficios para la salud al reducir la velocidad del tráfico, incluido el apoyo a un cambio hacia estilos de vida activos a través de la caminata y el ciclismo. Las interacciones sociales que las personas tienen con otras personas en la calle son importantes para construir una comunidad y un bienestar colectivo. El tráfico más lento también reduce el peligro de la carretera, mejora el ruido y la cohesión social.

3-MITO: Los límites de 30 km/h aumentarán los tiempos de viaje.
HECHO: En las áreas urbanas, los tiempos de viaje están más influenciados por otros factores.

En situaciones urbanas, la velocidad máxima entre los puntos de congestión o cruces rara vez influye en los tiempos de viaje. Las pruebas del mundo real han demostrado que en la mayoría de los viajes urbanos típicos, la diferencia de tiempo entre conducir a un máximo de 30 km/h o 50 km/h es mínima.
La congestión y el tiempo de espera en los semáforos suelen ser más importantes en los tiempos de viaje que las velocidades a las que los vehículos viajan entre ellos. Las áreas diseñadas para vehículos lentos también pueden eliminar potencialmente la necesidad de algunas señales de tráfico, creando una relación más equitativa entre los usuarios de la carretera que ceden el paso entre sí.

4-MITO: Los límites de 30 km/h son solo para ciertos países.
HECHO: Las calles de baja velocidad son efectivas en cualquier contexto.

Aunque muchos de los países que han sido pioneros en los enfoques efectivos de seguridad vial son países de altos ingresos, cualquier país puede implementar calles de baja velocidad, sin importar su nivel de desarrollo o número de vehículos.
Se han establecido con éxito zonas de 30 km/h en barrios de África, América del Norte, Asia, Europa, América Latina y Australasia. En muchos casos, estos han comenzado alrededor de las escuelas, como el proyecto de Enmend en Tanzania, que ganó el prestigioso Premio Ross para las Ciudades, y en Zambia, que recientemente ha introducido límites de velocidad más bajos alrededor de las escuelas y áreas con alto flujo de peatones.

5-MITO: Los límites de 30 km/h son anti-motoristas.
HECHO: Las calles de baja velocidad ayudan a reducir la congestión y crean calles más saludables para que todos las disfruten.

Las calles de baja velocidad pueden mejorar la vida de los automovilistas. Las carreteras más seguras ayudarán a alejar algunos viajes urbanos más cortos de los vehículos privados, reduciendo la congestión y las emisiones asociadas.
La contaminación del aire afecta a todos los usuarios de la carretera, pero los conductores profesionales están expuestos de manera desproporcionada a ella, lo que aumenta los riesgos para la salud. Muchos grupos de automovilistas importantes apoyan las zonas de baja velocidad; por ejemplo, el RAC pidió que se introduzcan en Australia.


Para conocer más sobre la campaña #StreetsforLife ingrese a: https://www.paho.org/es/eventos/6a-semana-mundial-naciones-unidas-para-seguridad-vial