“El hormigón es considerado una solución inteligente con características beneficiosas”

 

¿Cuál es el balance que realiza en estos 18 años?

La industria del cemento en estos 18 años ha evolucionado hacia la sostenibilidad. Cada vez más se constata un creciente interés para que los materiales a utilizar en la construcción sean elegidos en base a sus propiedades ecológicas. El empleo que los humanos hacemos de los recursos naturales, debe producir un beneficio continuo en las generaciones actuales y las aspiraciones de las futuras.
Las empresas productoras han concretado avances en cuanto a la creación e implementación de programas de manejo ambiental y también evaluación e identificación de los impactos generados por el proceso productivo. Para satisfacer necesidades de la vida diaria y en particular para permitir el transporte terrestre de bienes y personas (a través de caminos, rutas, pavimentos urbanos y autopistas), se emplean diferentes materiales entre los cuales, el de mayor consumo mundial es el hormigón, sólo superado por el agua. El hormigón es considerado una solución inteligente, ya que tiene características muy beneficiosas como tener menor costo inicial en la construcción de pavimentos rígidos, bajo mantenimiento y menor energía incorporada, mayor reflectividad, larga vida útil (la tendencia actual es proyectarlos para 40 años de vida), reutilización, mayor seguridad y confortabilidad de marcha.
El cambio de paradigma en estos años es que las empresas conciben sus prácticas dentro del contexto de “Construcción Sostenible” que se apoya en tres pilares: Sociedad, Ambiente y Economía. La misión a futuro es que todos los involucrados en la industria vial se comprometan a generar el menor impacto ambiental posible.

¿Qué obra, proyecto o desarrollo cambió el paradigma del sector?

Una de las obras que puede mencionarse en este aspecto, tanto por su magnitud como por los altos estándares de calidad que se emplearon es la Autopista Rosario-Córdoba.
La obra requirió la construcción de aproximadamente 500 km de nuevos pavimentos, totalizando casi 1,2 millones de m3 de hormigón. Este volumen de producción involucró una importante logística en la provisión de materiales a las plantas elaboradoras, y también de hormigón, desde ellas hacia el frente de obra. La construcción del anillo distribuidor de tres niveles a la altura de Villa María es una de las obras más grandes de esta autopista que recibe el paso de la autovía San Francisco-Río Cuarto.
El proyecto impulsó a las empresas contratistas a incorporar nuevos equipos de pavimentación con Tecnologías de Alto Rendimiento (TAR) completamente equipadas, que les permitieran cumplir con los estrictos plazos fijados en el contrato y condujeron a un significativo aumento de la calidad final de estas soluciones.

¿Cuál es la tendencia que se proyecta en la actividad para los próximos años?

La tendencia es ir hacia la construcción de pavimentos de hormigón sostenibles y durables, con una vida útil incluso superior a los 40 años. Desde el punto de vista económico la actualidad nos conducirá hacia el uso de soluciones costo eficientes que permitan una mejor optimización de los recursos disponibles.
Cada vez se le dará mayor importancia a la cuantificación de la huella de carbono de cada solución, por lo que el enfoque tenderá a incrementar los estándares de calidad para maximizar el desempeño, incorporando materiales reciclados o subproductos de otras industrias.
Finalmente, en el plano social, crecerán la exigencia de los usuarios por circular en rutas de mayor comodidad, seguridad y que minimicen el ruido neumático–pavimento, aspecto que ha ganado consideración en los últimos años.

¿Cuál es el gran desafío para el 2015?

Para el 2015 el desafío continuará siendo la transferencia tecnológica y de conocimientos a todas aquellas instituciones, empresas y profesionales involucrados en el diseño y construcción de pavimentos de hormigón.
Con este objetivo, recientemente hemos presentado el Manual de Diseño y Construcción de Pavimentos de Hormigón, documento que ha sido elaborado para condensar en una sola publicación, las mejores prácticas promoviendo los nuevos usos y tecnologías que permiten optimizar la productividad y la durabilidad de esta solución.
Asimismo, se continuará con la redacción y futura publicación de nuevos documentos, como el Manual de Pavimentos Urbanos de Hormigón y la Guía de Recubrimientos de Hormigón.

¿Algo para destacar?

Lo primordial es el trabajo al cual se encuentra abocado el sector en la diversificación de su matriz energética. En el caso de la industria del cemento, mediante los avances tecnológicos, las empresas han implementando el co-procesamiento, una alternativa para reducir el consumo de combustibles fósiles no renovables y remplazarlos por combustibles alternativos.
A partir del co-procesamiento se aprovechan como fuente de energía para los hornos de cemento: residuos industriales, cáscara de maní, tortas de girasol, carbonilla residual de coque de petróleo o cubiertas de automóviles en desuso, entre otros y así no sólo se recupera el valor de esos materiales, sino que al mismo tiempo se evita la generación de nuevos residuos.