vial@editorialrevistas.com.ar

Buscar

“El transporte de cargas es complementario al ferrocarril\»

En una entrevista exclusiva, el Sr. Daniel Indart, presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), aseguró que hoy todos los modos de transporte tienen un lugar en la producción y que ya no existe un sector que se sienta poderoso. “Entendemos que tiene que haber un complemento con los otros modos, como los fluviales y ferroviarios”, expresó.
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

En la ciudad de Tierra del Fuego, en el marco del 373º encuentro del Consejo Vial Federal, el presidente de la FADEEAC, Sr. Daniel Indart dialogó con la Revista Vial para expresar la postura de la Federación en este nuevo cambio de gobierno.

¿Cómo está posicionado el sector con respecto al transporte de cargas de acuerdo a las medidas tomadas por el nuevo gobierno?

Sr. Daniel Indart: En principio, el Día del Camino es muy especial, es un día de mucha esperanza y confianza por los nuevos anuncios que este gobierno lanzó. En el mes de marzo tuvimos la oportunidad de haber recibido al Ministro de Transporte, Lic. Guillermo Dietrich y a todo su gabinete en FADEEAC, donde se generó una ambiciosa expectativa sobre este nuevo plan de infraestructura que el país necesita y que este gobierno promete poner en funcionamiento.
Sabemos que no es tan sencillo, porque revisar todos los contratos y acomodarlos lleva su tiempo.
Vemos con mucha expectativa las obras que ya se reanudaron, y por supuesto todos los anuncios de obras que se van a hacer. Todo eso, independientemente de las dificultades que viene sufriendo el sector del transporte de cargas, que viene perdiendo rentabilidad y que sufrió una caída de la actividad muy importante durante el año pasado. Tenemos índices de costos que son imposibles de absorber. Es un año complicado, pero que vamos a tratar de terminar con dificultades pero con muchas expectativas para el próximo año. Seguramente en el primer trimestre vamos a empezar a notar los cambios.

¿Notó algún cambio en estos últimos meses?

D.I.: Sí, se notan aspectos positivos en algunas actividades muy lentamente, pero que nos hacen ver que, seguramente, en el último trimestre va a existir un poco más de movimiento y eso alienta la esperanza de que los próximos años sean mucho mejor que este. Lo que nos ocurrió es consecuencia de la falta de ajustes de tarifas que durante muchos años no hubo y que hoy hay que asimilarla. Así que estamos con mucha expectativa.

¿Cómo vivieron la apertura de la Central de Transferencia de Cargas en la ciudad de Buenos Aires?

D.I.: Eso fue parte de la confianza que el sector del transporte de cargas tiene. Ya que a pesar de todas las dificultades que hubo, y que seguramente va a seguir habiendo, apostó al crecimiento, a mejorar la calidad del servicio y a ser más eficiente y seguro. La CTC es un ejemplo de las cosas que se pueden hacer entre el Estado y los particulares. El Gobierno de la Ciudad, a través del Ing. Mauricio Macri, en ese momento jefe de Gobierno, le ofreció a FADEEAC hacer un centro de transferencia de cargas y como el sector empresarial siempre está dispuesto a invertir en la medida que sean cosas sumamente importantes, se hizo. En este caso, consideramos que la erradicación de los depósitos de Parque Patricios, Barracas y La Boca, hacían que esa zona no crezca y que los vecinos siempre vivan con dificultades. En la primera etapa de la obra, se invirtieron 900 millones de pesos y para la segunda parte ya hay entusiasmo y prácticamente ya estaría colmada la cantidad de nuevos empresarios de transporte que tienen intenciones de radicarse. Estamos muy contentos de haberlo realizado y por el compromiso con la responsabilidad social empresaria.

Con ese mismo espíritu de logística, cada vez más se habla de la intermodalidad, ¿En eso también están trabajando?

D.I.: Sí, el Departamento de Infraestructura está trabajando en ese tema. El intermodalismo es un tema concreto que se tiene que revisar, porque no solamente es para bajar los costos logísticos sino también para mejorar la operatoria. Por ejemplo, vemos con muy buenos ojos al tema del Belgrano Cargas que tantos años se habló y que a veces se cree que es una competencia para el camión, pero no es así. Lo que entendemos es que el transporte de cargas es complementario al ferrocarril, ya que puede acceder a lugares a donde el tren no puede ir, por ejemplo al campo a sacar la producción. El camión lo puede hacer y lo puede llevar al acopio donde esté el ferrocarril. Éste, en algunas distancias, es mucho más competitivo. Todos tenemos un lugar en la producción. Si la Argentina crece lo que se estima y empieza a exportar al mundo, vamos a necesitar dos Belgrano Cargas y 100 mil camiones más en las rutas.

¿La parte intermodal agilizaría el transporte con el complemento del ferrocarril?

D.I.: Exactamente. Ya no existe un sector que se sienta poderoso; a pesar que en nuestro país y la mayoría de los países limítrofes, la mayoría de las cargas se transportan por camiones. Entendemos que tiene que haber un complemento con los otros modos, como los fluviales y ferroviarios. Todos pueden trabajar perfectamente bien para mejorar los costos logísticos de la producción, para que las rutas estén en perfectas condiciones y que nos sirva a todos como país, para poder exportar y producir en zonas que a veces es imposible por los costos logísticos que representan. Eso es lo que realmente necesitamos. Desde nuestro sector apoyamos y compartimos todo esto. Ya nadie se queda pensando en que si el ferrocarril no está, porque hace más de 60 años que se dejó de invertir, entonces nosotros ganamos el espacio y hoy no lo vamos a perder. No. Queremos compartir, entendemos que los países se desarrollan de esta manera y no con el egoísmo de pensar que es mi sector y por lo tanto no quiero que me lo toquen. Eso ya no existe más.

¿Qué mensaje le quiere dejar a los trabajadores viales en su día?

D.I.: Quiero aprovechar a saludar a toda la gente que trabaja en el camino, que está todos los días tratando de solucionar los problemas con todas las dificultades que hay. Saludarlos con mucha confianza y esperanza de que esto mejore. En nuestra actividad, utilizamos los caminos como las venas de nuestro cuerpo para poder transitar, esto hace que en la medida en que podamos y que las rutas estén en condiciones, vamos a intentar bajar los costos logísticos. Hay que trabajar profundamente en todo lo que son los caminos de la producción. Tenemos la convicción de que los problemas existen y hay que tratar de solucionarlos y desde el transporte de cargas ponemos todo para tratar de solucionar y acompañar a todas las medidas que signifiquen una mejora para el sector.

“Lo que entendemos es que el transporte de cargas es complementario al ferrocarril, ya que puede acceder a lugares a donde el tren no puede ir, por ejemplo al campo a sacar la producción. El camión lo puede hacer y lo puede llevar al acopio donde esté el ferrocarril”.