La comunidad Iberoamericana del Asfalto se reunió con el CILA

Del 17 al 22 de noviembre de 2013 y con la participación de 23 países y más de 450 expertos de la región, se realizó el XVII Congreso Ibero-Latinoamericano del Asfalto (CILA), en la ciudad de Antigua Guatemala.
El acto de apertura contó con la presencia del ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda de Guatemala, Alejandro Sinibaldi, quien al inicio de su presentación pidió un gran aplauso para los creadores del CILA, Helio Farrah, presente en el evento, y para la viuda del recordado Dr. Agnusdei, Nélida Giussani.
El Ministro dijo que el asfalto “ha modificado la vida del mundo moderno” y que es una de las materias primas “más importantes en el mantenimiento, ampliación y construcción de la red vial del país”. En ese aspecto afirmó que “más del 80% de nuestras rutas están construidas de asfalto y esto se debe a que los costos de construcción en asfalto siguen siendo muy competitivos y los tiempos de mantenimiento son muy eficientes, además, por su flexibilidad, se adapta de mejor manera a la topografía de nuestras rutas y a la actividad sísmica de Guatemala”.
Anunció que se están realizando inversiones históricas en la red vial del país. “Podemos afirmar que estamos en presencia del mayor nivel de actividad de los últimos años. Nos propusimos convertir a Guatemala en un centro logístico, poder unir las fronteras de México y de Centro América a través de El Salvador y unir los puertos del país mediante carreteras de cuatro carriles que nos permitan ser más competitivos y aprovechar nuestra posición geográfica única en la región”.
Sinibaldi indicó que Guatemala es el segundo país más vulnerable ante los cambios climáticos y es por eso “que hemos puesto un especial cuidado en el diseño y construcción de las rutas, aplicando las mejores tecnologías, empleado los mejores materiales y adoptando las mejores prácticas para que cada día construyamos más, pero también, mejores caminos, más eficientes y duraderos”.
Al finalizar hizo hincapié que las carreteras “son el desarrollo para nuestros pueblos y nuestro país”.
Por su parte, el Lic. José Luis Agüero Urruela, presidente de la Cámara Guatemalteca de la Construcción y de la Asociación de Productores de Mezclas Asfálticas en Caliente, explicó que el asfalto en sus diferentes variedades y formas de aplicación, mantiene el liderazgo como opción viable de utilización. «En las últimas décadas, las mezclas asfálticas han experimentado una enorme evolución para poder enfrentar los desafíos de las políticas de conservación sustentables y las exigencias de bienestar y seguridad de los usuarios».
Agregó que esta evolución fue posible “gracias a la importante contribución de trabajos técnicos de investigación realizados por los diversos profesionales. Por ello, sin duda, este Congreso es el principal foro para la discusión de las técnicas modernas de pavimentación asfáltica, y el evento más importante de habla hispana y portuguesa”.
Las conclusiones finales estuvieron a cargo de Hugo Bianchetto, profesor e investigador de la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Avellaneda, Argentina, quien remarcó la gran riqueza técnica, tanto de las ponencias como de las conferencias, la variedad de temas abordados y la calidad de los expositores “que han sido de gran nivel”.
“En el aspecto social, la camaradería y la amabilidad han sido los comunes denominadores de estos cinco días maravillosos. El baile multitudinario de la fiesta de clausura quizás resuma toda la alegría y el placer que nos ha dado estar en este país para compartir “mais um” CILA, parafraseando ahora al enorme Helio”, manifestó Bianchetto .
Al finalizar subrayó: “Quizás deba retroceder en un concepto y cambiar la frase de Helio: éste no fue solamente un CILA más, fue un congreso inolvidable”.

 

HOMENAJE A AGNUSDEI
El cierre del Congreso fue muy especial ya que se presentó el premio Dr. Jorge Agnusdei donde varios referentes del sector le realizaron un cálido homenaje.
Agnusdei, quien perdiera la vida el pasado 8 de octubre de 2012, junto a Helio Farrah, fueron los creadores de los CILA´a. No hay dudas que hasta su fallecimiento, era uno de los expertos latinoamericanos más prestigiosos en el ámbito de la pavimentación asfáltica.
Vale la pena publicar un resumen de cada uno de los discursos ya que refleja claramente lo que el CILA representa para el sector, y principalmente lo que Agnusdei dejó plasmado en estos Congresos.

 

Ing. Roberto Orellana, gerente del Instituto Chileno del Asfalto
Me han pedido que diga algunas palabras de homenaje a quien cada dos años veíamos dirigir los congresos CILA junto a nuestro querido Helio y a los organizadores locales de este evento. Hablar del recordado Jorge Agnusdei no es fácil, porque fue un hombre casi universal, todos sabemos lo que significó para el mundo de la ingeniería vial, un destacado profesional que con su reconocida sapiencia, marcó para siempre el desarrollo de esta actividad orientada al buen uso del asfalto, lo que hacía con una claridad de conceptos envidiable y que entregaba a raudales a quien lo solicitara con una humildad que solo tienen los hombres sabios como él.
Pero yo no voy a hablar de sus innegables cualidades ingenieriles, voy a intentar referirme a su calidad humana, que a mi juicio es lo que hace grandes a los hombres. Soy de los que creen que los seres humanos somos “almas” imperecederas que habitan un cuerpo y que por lo mismo, el cuerpo físico, es la “casa” del alma y pienso que los habitantes son más importantes que la “casa” que habitan. El “alma” de Jorge ha cambiado de casa, dejó el cuerpo que eligió para este tiempo y mudo de “casa” y hoy habita en el corazón de todos quienes valoran la calidad de las personas por sobre sus logros profesionales o su exitismo egocéntrico basado en el “tener” más que en el “ser”.
Nuestro querido Jorge logró, junto a Helio, dar vida a un lugar de encuentro donde se aloja la técnica del asfalto en todas sus dimensiones, donde conviven juventud y experiencia y lo más importante, lograron crear un lugar de encuentro que genera lazos mucho más profundos que la sola técnica y esto es lo que hace que la misma se transmita de mejor manera a las generaciones que ocuparán nuestros lugares en algún tiempo más.
Creo que todos deben recordar su gran calidez como también alguno de sus “enojos” con algún duro de cabeza que no entendía en un lapso razonable sus argumentos.
“La amistad es uno de los elementos más valiosos para el trabajo que debe desarrollar el alma para enfrentar lo que nos depara el destino día a día” escribió Thomas Moore y Jorge, desde su bagaje técnico impecable, nos aportaba, además de conocimiento, su transparencia como ser humano y su amistad.
No es de extrañar que la muerte de un amigo nos afecte tan profundamente. Jorge físicamente ya no está con nosotros, pero para mí, y creo que para todos, su alma si está aquí y seguirá estando cada vez que lo recordemos y aparezca en nuestra memoria por cualquier circunstancia.
Él nos enseñó la importancia que tiene el abrazo que nos damos a la llegada y en la despedida en estos CILA, porque su inesperada partida nos recuerda que no sabemos si ese abrazo será el último.
Vamos todos en un mismo gran vehículo por el asfaltado camino de la vida y todos, sin excepción, nos bajaremos de este vehículo en el momento menos pensado. Por esto resulta tan paradójico que los habitantes de este vehículo planetario, no entendamos que el hacer de este viaje que es la vida, algo más placentero y amigable para todos, sólo depende de nosotros mismos y de nuestra actitud en lo que hacemos a diario.
Jorge nos mostró que en el ámbito profesional, la amistad y el cariño influyen de manera positiva a la hora de entender la técnica. Seguiremos adelante, continuando con tu obra, aportando cada uno en lo que pueda para preservar esta instancia de encuentro. Para mi seguirás siempre aquí y desde el fondo de mi alma te digo: Gracias, Gracias por tu eterna amistad.

 

Norberto Cerutti, coordinador de trabajos de campaña, de laboratorio vial y proyectista de estructuras de pavimentos
Me han conferido el inesperado honor de presentar en este acto de clausura el premio Dr. Jorge Omar Agnusdei, creado a instancias del secretario adjunto permanente, Ing. Helio Farrah, para distinguir en cada CILA que se realice a partir del próximo, un trabajo de investigación original e innovador que promueva el desarrollo de la actividad vial utilizando nuestro oscuro y pegajoso asfalto.
Pido desde ya su indulgencia si para referirme al Dr. Agnusdei lo hago por su nombre de pila, porque esa figura significante, inmensa para toda la comunidad de profesionales, de investigadores, de docentes, y de técnicos relacionados con la tecnología de los asfaltos, fue para mi, además y fundamentalmente, un entrañable y muy querido amigo en el sentido mas amplio de esa relación.
En cuanto al premio, el reglamento que propone la Comisión Permanente del Asfalto (CPA) solo voy a dejarles reflexiones sobre un par de condiciones que considero relevantes para quienes vayan a pugnar por él porque, si bien están incluidas en las Bases, entiendo que encierran el espíritu que Jorge le dio a toda su trayectoria.
Jorge era una persona reservada en su vida particular y un profesional vehemente, extrovertido en todo lo relacionado con docencia e investigación de este material que fue su desvelo y una poderosa razón de vivir, siempre dispuesto a compartir sus conocimientos con quienes lo requirieran, fueran sus pares, no alcanzaran a serlo o estudiantes; quien se acercara recibía un consejo acertado y generoso. Era incapaz de ocultar parte de la información. A veces a contramano de lo que suele ser nuestro quehacer, rompió con prejuicios y formalidades para allanar el camino del conocimiento a los que veníamos después.
Por ello la convocatoria al premio es amplia, sin mezquindades ni proscripciones, podrán participar todos aquellos trabajos presentados que por su relevancia merezcan ser expuestos en el CILA. El único límite que se ha puesto es para los miembros del jurado y para los electores de los mismos, por lo cual quien vaya a presentar trabajos en el siguiente CILA debe declinar la designación en cualquiera de los dos grupos.
La razón de esta postura es que quien logre hacerse acreedor al premio sepa que su elección está revestida de la honorabilidad, moralidad y ética que Jorge demostró en cada acto de su vida.
La tecnología de los asfaltos de uso vial tuvo en Jorge a un referente infatigable, a un investigador preeminente y a un difusor magnánimo, pero cada una de las tareas que encaraba lo hacía con una honestidad que no dejaba lugar a dudas. Esa es la impronta que deseamos tenga este premio.
Para terminar, adopto un pensamiento de Hugo Bianchetto: En cada ensayo que se realice en una obra o en un laboratorio de investigación, en los libros que se escriban sobre la Tecnología de los Materiales Bituminosos para Carreteras, en cada una de las ponencias y conferencias que se expongan, en las clases, seminarios y cursos que se impartan sobre la temática y en toda ocasión que el asfalto y sus aplicaciones sean motivo de convocatoria, debate y camaradería, en especial cuando se celebren los CILA, allí estará Jorge Agnusdei presente, por siempre y para siempre.

 

Ing Lucio Cáceres, presidente de la Academia Nacional de Ingeniería de Uruguay
Imagino como disfrutaría Jorge la existencia de un nuevo premio en el ámbito del CILA, como en su momento disfrutó el premio que lleva el nombre de ese otro gran amigo el Dr. Fernández del Campo y que son en definitiva premios al reconocimiento de la labor realizada. El premio Dr. Agnusdei es el premio al trabajo, al espíritu inquieto, a la innovación, a la experimentación, a la observación, y en definitiva al avance del conocimiento.
En este caso el avance del conocimiento asociado a la figura de Agnusdei, tiene un sentido múltiple, porque Jorge fue mucho más que un profesional, fue un mentor de toda una generación, que desde la Universidad de La Plata, desde la Comisión Permanente del Asfalto de Argentina, desde la Secretaría de los CILA o desde los múltiples eventos e instituciones que participó, fue dejando el rastro de su conocimiento, de sus consejos, de sus estudios y de sus servicios profesionales. Su especialidad profesional en el asfalto lo hizo referente y un clásico de todos los congresos viales.
Jorge heredó de la generación anterior, junto con otros extraordinarios profesionales, una antorcha que supieron prender en esta América Latina y formar una generación de referentes mundiales.
Una escuela de la cual todos aprendimos en las reuniones itinerantes y en aquellos libros amarillos y negros, de las reuniones y simposios del asfalto de la CPA, que eran nuestras biblias de actualización técnica.
Esas generaciones formaron escuela en su país y de esa escuela hoy están las cosechas de aquella siembra, que en La Plata, en Rosario y en toda la Argentina siguen avanzando en el conocimiento vial y son referentes en toda la región y para los cuales, o para sus discípulos, este premio viene a ser un estímulo y una oportunidad profesional y nada menos que tener el honor de asociar su nombre al del Dr. Jorge Agnusdei.
Pero la difusión del conocimiento no quedó con su acción limitada a su país, y tuve el honor que cruzaran el Río de la Plata y en Uruguay ese grupo de técnicos, generosos en el saber, que además de profesionales eran profesores, y lo sentían como vocación, vinieran a despertar las ansias del conocimiento desde sus cátedras. Hicieron que la vialidad se tecnificara, que los más jóvenes comenzaran a escribir sin temor sus documentos y participaran en los congresos y armaran un propio Congreso local del Asfalto. Que se perdiera el temor a innovar y fueron catalizadores en el uso y fabricación de emulsiones y de asfaltos modificados, de las lechadas, o de las distintas mezclas asfálticas que se utilizan en la actualidad .
Y Jorge se ancló en el Uruguay, y era visita segura en todos los congresos viales y del asfalto de nuestro país y de la Asociación Uruguaya de Caminos. Y ese mismo grupo de la Comisión Argentina apoyaba el desarrollo de la Comisión del Asfalto en Chile, en Perú y en tantos otros lugares.
Por los años 80, en iniciativa conjunta con Helio Farrah y Fernández del Campo, concretan este enorme esfuerzo y éxito que son los Congresos Ibero-Latinoamericanos del Asfalto. Con los CILA lograron reunir a todas las Américas y a las tierras Ibéricas que tanto han aportado como eslabón entre Europa y América. Y esto fue obra e iniciativa de estos profesores y hombres de ciencia y técnica que recorrieron el camino juntos por más de 25 años.
Pero más allá de los aspectos profesionales, Jorge fue un hombre respetado por todos y de amigos que cruzaban todas las edades, los países y los continentes. Ese respeto y simpatía nacían de su condición humana, siempre afable, moderada, más de las virtudes de su persona que de las de su conocimiento, porque tenía esa paz de los sabios que se muestra en la modestia.
Y por último, en el discurso, pero primero en el sentimiento, Jorge era un hombre de familia, que disfrutaba de la vida y de su compañera Nélida, de sus hijos María Alejandra, Pablo y Federico, de sus 10 nietos y de Black, su perro querido, a los que seguramente debe de haber trasmitido esa condición de hombre bueno, tal vez, para su moral, más importante que la condición de hombre inteligente y sabio como lo era.
Así lo quisimos a Jorge, así quedará en el recuerdo de todos, y este premio es justo homenaje al hombre y al profesional y que su vida y estilo sean ejemplos para quienes tengan el honor de recibirlo. Que así sea.

 

 

Creación de la Asociación Ibero-Latinoamericana del Asfalto
Derivado de la importancia, trascendencia, crecimiento y fortalecimiento que ha tenido la Asociación Mexicana del Asfalto (AMAAC) en sus 16 años de creación y ante las oportunidades que ofrece la utilización de productos asfálticos en obras de infraestructura del transporte en el país, los delegados del CILA han manifestado su gran interés en crear la Asociación Ibero-Latinoamericana del Asfalto (AILA), confiando en que la participación activa de cada uno de sus integrantes los lleve a alcanzar el éxito, el fortalecimiento y el crecimiento. Los delegados de los países fundadores de la AILA, de forma unánime, le confiaron la responsabilidad a la AMAAC de administrar esta nueva Asociación.
De esta manera, el 21 de noviembre del 2013, se creó la AILA como una asociación civil de bien público de carácter profesional, técnico y científico, sin fines de lucro, apolítica y no religiosa, con el propósito de unir a todos los países Ibero-Latinoamericanos teniendo como objeto principal la investigación y el desarrollo tecnológico en materia de asfaltos.
La AILA busca el mejoramiento de la calidad y cantidad de carreteras impulsando el desarrollo con una mejor movilidad, para la comunicación y el transporte, así como el crecimiento de la infraestructura vial construida con asfalto, mantenerse a la vanguardia y fortalecer las prácticas internacionales y la tecnología inherentes al sector en los países Ibero-Latinoamericanos.
Sus principales objetivos son: 
* promover e impulsar la creación de asociaciones, corporaciones, comisiones e institutos, no gubernamentales del asfalto en los países ibéricos y de Latinoamérica.
* investigar y realizar estudios técnicos y científicos de materiales asfálticos en sus distintas aplicaciones, especialmente en lo que respecta a las obras de pavimentación.
* organizar y realizar congresos, simposios y/o reuniones de carácter técnico destinados a difundir, promover y presentar las tecnologías del uso de los materiales asfálticos en todas sus alternativas, fomentando el intercambio de ideas sobre temas de interés.
* preparar y realizar reuniones periódicas para exponer los resultados de los estudios e investigaciones realizadas sobre materiales asfálticos.
Su misión es colaborar con las entidades involucradas en la investigación, planificación, control, diseño, construcción, mantenimiento, rehabilitación e inspección de obras en las cuales se utilicen materiales asfálticos, estableciendo las acciones necesarias para un mejor uso de los mismos, como así también la formación de profesionales y técnicos para que, con criterios de excelencia, realicen una adecuada actuación.
La visión será constituirse como un líder capaz de brindar apoyo a todos los países Ibero-Latinoamericanos en todo lo concerniente al buen uso de los materiales asfálticos y a las adecuadas técnicas de empleo como también la difusión y promoción de éstas ante las autoridades involucradas.
El primer Consejo Directivo quedó conformado por: presidente, José Jorge López Urtusuástegui (Asociación Mexicana del Asfalto); vicepresidente, Celso Reinaldo Ramos (Instituto Brasileño del Petróleo); secretario, Roberto Orellana López (Instituto Chileno de Asfalto); tesorero, Luis Enrique Sanabria Grajales (Corasfalto de Colombia); y vocales, Alejandro Tagle (Comisión Permanente del Asfalto de Argentina) y Augusto Jugo B. (Instituto Venezolano del Asfalto).
Actualmente cuenta con ocho socios protectores (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México, Portugal y Venezuela), un socio adherente (Asoasfalto de Guatemala) y 26 socios individuales (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú, Portugal, Uruguay), esperando que este número se incremente en los próximos años.

 

Argentina sede del CILA 2015
Argentina y Colombia eran los países interesados en ser sede del próximo CILA. Luego de una reunión entre los delegados de los países miembros, donde cada país postulante explicara los motivos y conveniencia de ser sede del próximo Congreso, se decidió que Argentina sea el país organizador del XVIII Congreso Ibero-Latinoamericano del Asfalto, que se llevará a cabo en noviembre del 2015 en la ciudad de San Carlos de Bariloche.