vial@editorialrevistas.com.ar

Mejoran el tránsito y la seguridad en el Puente General Belgrano en el NEA

Esta innovación en el puente que une las provincias de Chaco y Corrientes, permite colaborar con Gendarmería para la prevención de contrabando, trata y narcotráfico mediante el acceso a la visualización y grabación de pruebas.
Para conocer las últimas noticias, suscribirse a nuestras actualizaciones.

ÚLTIMA EDICIÓN

NEWSLETTER

EDITORIAL

Las comunidades de Resistencia, capital de Chaco, y Corrientes, de la provincia homónima, poseen un vínculo que trasciende las distancias. Habitantes de uno y otro lado forjaron una historia en común a través de los años que contribuyó al crecimiento de esta zona del NEA (Noroeste Argentino).
El Puente General Belgrano, que une ambas provincias, colaboró para afianzar esta relación. En 1973, fue inaugurado sobre el Río Paraná, que demandó cinco años de construcción sobre pilares de 70 metros de altura, con una estructura de hormigón pretensada y una calzada de doble mano de 8,30 metros de ancho. Su estructura cuenta con 1.700 metros de largo, un pasaje para la navegación de 245 metros en su parte central y 35 metros de alto. Además, posee dos torres centrales de 83 metros. No sólo las comunidades de Chaco y Corrientes fueron beneficiadas con esta obra de ingeniería, sino también las de Formosa, Misiones, Entre Ríos y el norte de Santa Fe. Además, con el paso de 30.000 autos por día, se posicionó como un circuito de comercialización clave para el Mercosur.
Sin embargo, este panorama positivo no es el único. El crecimiento de la zona como eje económico y social también incidió en el aumento de problemáticas de tránsito y seguridad, como contrabando, trata, narcotráfico y suicidios y de clima desfavorable. Esta situación permitió comenzar a buscar soluciones para resolver estos problemas que se iban acrecentando.

LA TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE LAS COMUNIDADES
La empresa Hikvision, proveedora de productos y soluciones innovadoras de video vigilancia, junto con Security One, el distribuidor nacional, y SISE Argentina, el integrador del proyecto, contribuyeron a mejorar la infraestructura del Puente General Belgrano y las problemáticas que se sucedían alrededor del mismo.
En una primera instancia, se instalaron cuatro cámaras tipo domo en los pilares principales del puente, enmarcadas dentro de los lineamientos de rutas seguras y seguridad vial. Las cuatro cámaras domo PTZ, de alta definición con visión sobre el puente y antivandálicas, cuentan con visión de 360° y visión nocturna de 150 metros.
Así, José García, gerente general de Hikvision Argentina, Paraguay y Uruguay dijo que “fue un trabajo de ingeniería único en el país por diversas razones. Primero, estamos hablando de un puente semi-colgante entre dos provincias sobre el río para el que se tuvieron que desarrollar soportes especiales y estabilizadores para los domos por los fuertes vientos. Estas condiciones climáticas hicieron más compleja la obra. Segundo, debido a un solo carril para cada mano de tránsito, se tuvo que interrumpir el tránsito. Para esto, se tuvo que coordinar con prensa de Vialidad Nacional para informar sobre las demoras y la instalación”.
Además, se utilizaron drones sobre vuelos e inspecciones en lancha para ver la ingeniería del puente, establecer la ubicación de los equipos y calcular el consumo de energía.
“Se eligieron estos productos por su robustez y experiencia previa conjunta. Se habían testeado anteriormente en campos con térmicas de más de 45 grados, equipos sólidos que responden bien a problemas climáticos. Además, todos están certificados”, agregó Marcelo Freschi, CEO de SISE Argentina.
En cuanto a gestión de comunicaciones, se desarrollaron 15 torres de más de 60 metros de altura para implementar una red propia de comunicaciones estable y dedicada para el proyecto, para evitar la dependencia de terceros.

EL TRABAJO CON VIALIDAD NACIONAL Y GENDARMERÍA
Uno de los grandes beneficiados por este desarrollo fue la Dirección Nacional de Vialidad, que cuenta, a su vez, con un servicio de vigilancia en tiempo real a través de las cámaras, permitiendo una rápida actuación en caso de accidente, corte de tránsito y/o cualquier otro hecho que lleve la intervención de las fuerzas de seguridad. La toma de imagen deberá ser únicamente sobre el movimiento de tránsito, no pudiendo particularizarse sobre las personas y/o vehículos que circulan sobre puente, debiendo respetarse en todo momento la privacidad de los usuarios del puente.
Por su parte, Gendarmería Nacional utiliza las cámaras para control y tiene un puesto en el puente destinado a prevención. Para contrabando, trata y narcotráfico, se colabora con Gendarmería mediante el acceso a la visualización y grabación de pruebas. Además, se está trabajando en prevención de incidentes junto con el Instituto de Salud Mental, por los suicidios.
El siguiente paso será implementar un Smart Pole con domo e intercomunicador, para que la persona pueda pedir ayuda y sea atendido por un centro de monitoreo activo las 24 horas, que se comunicará con Gendarmería para evitar fatalidades.